¿Un alto ritmo cardíaco durante un ejercicio es bueno o malo?

El impacto del ejercicio sobre la frecuencia cardíaca puede ser un concepto complejo de entender. Tu ritmo cardíaco sin duda aumentará a medida que tu nivel de actividad aumenta, pero hay un rango saludable de la frecuencia cardíaca, y cualquier cosa fuera de eso puede ser un indicador de un problema cardíaco. Aprender a calcular los rangos de frecuencia cardíaca puede ser una herramienta valiosa no sólo para el control de tu salud, sino también para garantizar que obtengas el máximo provecho de tus entrenamientos.

Ritmo cardíaco en reposo

Su frecuencia cardíaca en reposo se registra con mayor precisión a primera hora de la mañana cuando te levantas de la cama. Una frecuencia cardíaca normal en reposo es generalmente entre 60 y 100 latidos por minuto, pero puede ser tan baja como 40 latidos por minuto para un atleta altamente entrenado. Esta lectura de la frecuencia cardíaca es un buen indicador de tu salud cardiovascular. A medida que te formas físicamente, el corazón late menos veces por minuto porque se ha vuelto eficiente.

Ritmo cardíaco máximo

La frecuencia cardíaca máxima durante mucho tiempo ha sido estimada por una fórmula básica conocida como la fórmula de Karvonen. Esta es la velocidad a la que estás empujando tu cuerpo más allá de la zona de quema de grasa y comienzas a utilizar la glucosa. Por lo general, es cuando se empieza respirando muy fuerte y te sientes incapaz de cualquier conversación. Cuanto menos en forma estés, más rápido tu corazón llegará a este número. Para calcular la frecuencia cardíaca máxima utilizando la fórmula, sólo hay que restar tu edad de 220. Hay mucha especulación en torno a esta fórmula, a pesar de que es utilizada por muchas personas: profesionales del ejercicio, profesores académicos y autores, así como los cardiólogos y otros especialistas médicos. Para obtener el máximo ritmo cardíaco preciso, lo mejor es participar en una prueba de la frecuencia cardíaca máxima administrada por un profesional de la aptitud. Sin embargo, si tu acceso a una prueba de este tipo es limitado, la fórmula Karvonen te dará una estimación adecuada.

Ritmo cardíaco meta

Tu meta de ritmo cardíaco varía en función de los objetivos que has establecido para un entrenamiento en particular o condición física personal. Tu meta de ritmo cardíaco se calcula como un porcentaje de su máximo. Si eres nuevo en hacer ejercicio o tener un bajo nivel de condición física, es posible que desees mantener tu ritmo cardíaco entre el 45 y el 55%, o si estás más en forma, es posible que prefieras entrenar entre el 65 y el 75% de tu ritmo cardíaco máximo. Una vez que elijas tu nivel de formación, multiplicarás tu ritmo cardíaco máximo por cada porcentaje y luego mantendrás tu ritmo cardíaco durante tu entrenamiento entre esos dos números. Hacer ajustes a estos números puede ayudarte a construir un programa dinámico de entrenamiento cardiovascular y hacer que tu corazón trabaje más eficientemente para ti.

Eficiencia cardiovascular

En última instancia, si más alto tu ritmo cardíaco es en reposo o durante una sesión de ejercicios, menos eficaz será el corazón en el apoyo de tus actividades. Independientemente de si se trata de algo tan simple como caminar por un tramo de escaleras en el trabajo o entrenamientos reales, un ritmo cardíaco más cerca de tu frecuencia cardíaca en reposo significa una mayor eficiencia. Desafiarte a ti mismo en una variedad de rangos de frecuencia cardíaca mediante la creación de programas de ejercicios dinámicos puede mejorar tu aptitud cardiovascular para todas las actividades. A medida que seas más eficiente, tu frecuencia cardíaca será menor a intensidades más altas y más altas de esfuerzo físico. Consulta a tu médico antes de participar en un nuevo plan de aptitud física.

Más galerías de fotos



Escrito por danielle c. tworek | Traducido por blas isaguirres