Alternativas a las exfoliaciones químicas para el cuidado de la piel

Las exfoliaciones químicas se utilizan para tratar la piel dañada por el sol, el acné, la decoloración de la piel y otras imperfecciones, como las arrugas. Se trata de la aplicación de productos químicos como los ácidos alfa hidroxi, el ácido tricloroacético o el fenol sobre la piel durante un cierto período de tiempo, después de lo cual se retira el producto químico. Esto levanta gradualmente capas de la piel para revelar piel nueva. Hay otras alternativas a las exfoliaciones químicas y algunas de ellas son la dermoabrasión, el rejuvenecimiento con láser y la aplicación de medicamentos tópicos como la tretinoína.

Dermoabrasión

La dermoabrasión es un procedimiento que consiste en lijar la superficie de la piel. Un dispositivo mecánico abrasivo se usa para lijar o raspar la piel dañada. Esto permite que la piel nueva se regenere en lugar de la piel previamente no deseada. Este procedimiento se utiliza para tratar piel con cicatrices, decoloración de la piel y los daños por el sol. Algunos de los efectos secundarios o los riesgos de la dermoabrasión incluyen, hiperpigmentación, hipopigmentación, formación de pequeños puntos blancos, desarrollo de tejido cicatrizal, e infección. Para reducir el riesgo de desarrollar complicaciones, lo mejor es elegir un dermatólogo calificado para este procedimiento y seguir sus instrucciones.

Terapia con láser

La terapia con láser se puede utilizar para regenerar la piel, como las exfoliaciones químicas. Durante la terapia con láser, un haz de luz se aplica a la piel. La luz calienta la piel y estimula la producción de colágeno, una proteína que mantiene la piel firme y sin arrugas. El calor también hace que la capa superior de la piel se pele. El resultado final de este tratamiento es el desarrollo de la nueva piel que es más suave, más firme y más joven en apariencia. Se espera algo de dolor temporal y enrojecimiento de la piel después del procedimiento. Es posible que tome hasta un mes que tu piel sane, y tendrás que protegerla del sol durante este tiempo. Un protector solar con FPS 15 o más puede proporcionarte protección contra el sol, mientras que tu piel se cura.

Tretinoína

La tretinoína es una crema que también se conoce como Renova, Retin-A, Atralin, Revita y Refissa entre otros nombres. Es un derivado de la vitamina A y, de acuerdo con la Clínica Mayo, se puede utilizar para tratar el acné, las arrugas finas y la piel dañada por el sol. La tretinoína funciona desprendiendo la capa superior de la piel y estimulando la producción de colágeno. Esta crema se debe utilizar como lo indique tu dermatólogo. Se recomienda contactar a un dermatólogo si experimentas formas graves de lo siguiente: enrojecimiento, descamación, sequedadl y una sensación de ardor en la piel cuando utilizas tretinoína.

Más galerías de fotos



Escrito por ngozi oguejiofo | Traducido por eva ortiz