Cómo alternar frío y calor para los músculos doloridos

Los músculos doloridos pueden interferir con tu actividad diaria. Sin embargo, el frío y el calor pueden disminuir el dolor muscular y acelerar tu recuperación. Aunque ambos tratamientos son beneficiosos, su eficiencia cambia según la situación. El hielo y calor también pueden ser alternados tan pronto como tres días después de la lesión.

Aplicar frío en una lesión

Inmediatamente después de la lesión, se produce dolor muscular ya que los tejidos son estirados o desgarrados. A menudo se presenta sangrado e inflamación en el interior y alrededor de tu músculo. La aplicación de hielo después de una lesión constriñe los vasos sanguíneos, reduciendo el flujo de sangre al área y limitando la hinchazón. La actividad nerviosa se disminuye por el frío, lo que disminuye tu dolor. El hielo se aplica típicamente por 10 a 20 minutos cada 3 o 4 horas. Puede ser utilizado diariamente hasta que el dolor se haya ido.

Aplicar calor

La aplicación de calor aumenta el flujo de sangre hacia el área lesionada. Por esta razón, el calor no se debe utilizar durante los primeros 2 a 3 días después de la lesión. El calor se aplica típicamente durante 15 a 20 minutos para mejorar la flexibilidad y reducir la rigidez. Pasados los primeros 3 días luego de la lesión, se puede alternar el uso de hielo y calor para tratar los músculos doloridos. Aplica calor si sientes rigidez, por ejemplo por la mañana después de levantarte de la cama. Aplica hielo para disminuir el dolor después de las actividades.

Baños de contraste

Los baños de contraste pueden disminuir el dolor y la inflamación en los músculos doloridos. Funcionan mejor para las áreas que pueden ser fácilmente sumergidas en agua. Alternar la inmersión en agua caliente y fría ayuda a eliminar el exceso de líquido de la zona, ya que tus vasos sanguíneos se expanden y contraen. La temperatura del baño caliente debe oscilar desde 105 hasta 110 grados Fahrenheit y de los baños fríos entre 50 y 65 F. Las instrucciones específicas para baños de contraste varían, pero puedes comenzar a tomarlos inmediatamente después de la lesión. El tratamiento suele durar 10 a 30 minutos y puede realizarse más de una vez al día.

Más galerías de fotos



Escrito por aubrey bailey | Traducido por martin santiago