Alta y baja intensidad en la quema de grasa

El ejercicio mejora tu corazón y pulmones, a la vez que promueve un sentido de bienestar y mejora tus niveles de colesterol. También te puede hacer sentir lleno de energía y darte una buena apariencia, siempre y cuando sigas una dieta balanceada y saludable, libre de alimentos ricos en calorías. La gran ventaja del ejercicio y una dieta saludable es la reducción de los niveles peligrosos de grasa. Sin embargo, la cantidad de grasa que pierdas depende de la intensidad de tu entrenamiento. Cuando se trata de deshacerte de las libras de peso no deseadas, el ejercicio de alta intensidad es el mejor.

Intensidades distintas

El ejercicio de baja o moderada intensidad puede dejarte sin aliento, pero todavía puedes ser capaz de participar cómodamente en una conversación con alguien más. Este tipo de ejercicio incluye caminar, nadar o andar en bicicleta. Ejemplos de ejercicio de alta intensidad incluyen clases de aeróbicos, carreras de velocidad y circuitos de entrenamiento. Este tipo de ejercicio te dejará hablando en oraciones cortas, mientras sudas y respiras rápidamente.

La quema de grasa

La única manera de deshacerte del exceso de grasa es quemar más calorías de las que consumes. Puedes lograrlo cambiando a una dieta sana y equilibrada de alimentos bajos en grasas e hidratos de carbono, mientras incrementas la cantidad de ejercicio físico que haces semanalmente. El U.S Department of Health and Human Services recomienda al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada cada semana.

El ejercicio de alta intensidad derrite la grasa

En el año 2011, el "Medicine and Science in Sports and Exercise" publicó un estudio que reveló que el ejercicio de alta intensidad era más eficaz en la mejora de la composición corporal que el ejercicio de baja intensidad. Esto es porque el ejercicio vigoroso y de alta intensidad requiere más energía para llevarse a cabo. La mayor cantidad de grasa se ​​almacena generalmente alrededor del abdomen. Esta acumulación se ​​conoce como grasa visceral y rodea a los órganos vitales como el hígado y los riñones. El exceso en la acumulación de este tipo de grasa puede conducir a enfermedades del corazón, diabetes e hipertensión. Es esta grasa la primera que el cuerpo quema durante el ejercicio.

Ejercicio intermitente de alta intensidad

De acuerdo con un artículo publicado en la Journal of Obesity en el año 2011, el ejercicio intermitente de alta intensidad puede ser más eficaz en la reducción de la grasa abdominal que otras formas de ejercicio. Esto es porque el ejercicio intermitente de alta intensidad practicado con regularidad aumenta considerablemente tus niveles de aptitud aerobia y anaerobia, mejorando tu sistema cardiovascular, al mismo tiempo que fortalece y favorece el desarrollo de músculo esquelético. El ejercicio de baja intensidad sólo tiende a trabajar tu cuerpo de manera aerobia. El ejercicio intermitente de alta intensidad favorece una mayor quema de grasa, ya que te proporciona un entrenamiento aerobio y anaerobio.

Más galerías de fotos



Escrito por steven lowis | Traducido por josué miraflores m