¿Puedo hacer alpinismo si sufro de hipertensión?

Aunque la presión arterial alta aumenta el riesgo de un accidente cerebrovascular y de un ataque cardíaco, la mayoría de los ejercicios físicos normales, incluyendo el alpinismo, pueden ayudar a controlar la enfermedad y mantener una mejor salud. Reconoce la relación entre la hipertensión y actividades como el alpinismo para asegurar tu bienestar.

Comprende cómo actúa la hipertensión

Las arterias son los vasos sanguíneos del cuerpo que permiten que la sangre llegue a tu corazón. La hipertensión se produce cuando la sangre pasa a través de las arterias a una presión mayor de lo normal. La lectura de la presión arterial contiene un número alto que es la presión sistólica, o la presión máxima a la que el corazón bombea sangre, y un número bajo, que indica la presión diastólica, o la presión a la que el corazón se llena de sangre. Una lectura de 140/90 o superior indica una presión arterial alta. Las personas con esta afección suelen ser asintomáticas, por lo que los controles regulares de la presión arterial son la manera más efectiva para controlar tu salud.

El alpinismo y la presión arterial

El tratamiento para la hipertensión se inicia con ejercicios físicos. Una página de Internet informa que el alpinismo y otras actividades que aumentan el ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria dan a tu corazón más energía, necesitando menos esfuerzo para bombear sangre. Las personas con hipertensión que hacen ejercicio regularmente suelen ver beneficios equivalentes a los beneficios que ofrecen muchos medicamentos recetados para tratar la condición. Asegura tu estado físico general planificando realizar ejercicios aeróbicos en el futuro como natación, andar en bicicleta o correr por lo menos 30 minutos los días que no tienes programado escalar una montaña. Revisa tus planes de alpinismo con tu médico anticipadamente, especialmente si padeces de sobrepeso, tienes un historial familiar de problemas cardíacos o fumas.

Los efectos del estrés

Mientras que el alpinismo beneficia tu bienestar general cuando lo realizas de forma segura, cualquier ejercicio que desencadene hipertensión debe ser evitado, ya que el estrés y la frustración suelen provocar picos no saludables en tu presión arterial. Reduce el riesgo de estrés evitando escalar en los días de mal tiempo, incluyendo días de tormentas y rayos. Lleva bastante agua y bocadillos saludables, así como un teléfono celular, mapa y una brújula. Pide a un compañero que te acompañe siempre que sea posible y hazles saber a tus amigos y familiares sobre tus planes para que puedan saber cuándo regresarás. Asegúrate de tener a tu alcance todos los medicamentos recetados para tratar la hipertensión.

Consideraciones de seguridad

Aunque se recomiendan la mayoría de las formas de ejercicio para las personas con presión arterial alta, los ejercicios de entrenamiento de fuerza deben ser abordados con cautela. Aunque el entrenamiento de fuerza potencialmente puede beneficiar tu condición con la aprobación de tu doctor, las actividades como el levantamiento de pesas suelen causar un aumento dramático en la presión arterial. Reduce tu riesgo de sufrir un pico de presión arterial usando técnicas apropiadas para levantar pesas y respira normalmente en lugar de tratar de contener la respiración. Trata de levantar pesas más ligeras, que son menos propensas a causar contracturas, y reprograma tu entrenamiento y busca atención médica si sufres dolor en el pecho o dificultad para respirar.

Más galerías de fotos



Escrito por toby pendergrass | Traducido por priscila caminer