Cómo almacenar dulce de azúcar fresco

Ya sea que preparas dulce de azúcar en casa o lo compras fresco en una tienda de dulces, el método de almacenamiento afecta la calidad de esta sabrosa golosina. Una envoltura adecuada y los recipientes apropiados retrasan la pérdida de su humedad, manteniendo el sabor fresco del dulce de azúcar y evitando que éste se reseque. Puedes almacenar esta golosina a temperatura ambiente durante una semana o más. Para un almacenamiento más prolongado, guárdalo en el refrigerador o en el congelador a fin de obtener los mejores resultados.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Cuchillo
  • Papel encerado
  • Lámina de aluminio
  • Recipiente hermético

Instrucciones

  1. Corta el dulce de azúcar en porciones de tamaño para servir, en cuadrados de aproximadamente 1 pulgada por 1 pulgada (2,54 cm por 2,54 cm). Ajusta el tamaño de las porciones a tu agrado.

  2. Rompe un pedazo de papel de cera lo suficientemente grande como para envolver completamente todas las porciones de dulce de azúcar. Dispón la golosina sobre el papel de cera. Envuelve los bordes alrededor del dulce de azúcar de manera que éste quede completamente cubierto.

  3. Corta un pedazo de papel de aluminio del mismo tamaño que el papel de cera de manera que cubra el dulce de azúcar por completo. Coloca el dulce envuelto en papel de cera en el centro de la hoja de papel de aluminio. Dobla los bordes de la lámina alrededor del dulce y sella éste.

  4. Pon el dulce de azúcar envuelto dentro de un recipiente hermético para mayor protección contra la pérdida de humedad. Guarda la golosina a temperatura ambiente durante dos o tres semanas. Transfiere el dulce de azúcar al refrigerador si vas a almacenarlo por más tiempo.

  5. Pon el dulce de azúcar envuelto en el congelador para almacenarlo durante un mes o más tiempo. Envuélvelo con cuidado cada vez que saques dulce del paquete para asegurarte de que permanezca protegido en el congelador.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por nieves fragola