Cómo aliviar músculos y articulaciones adoloridas

Aunque el dolor después de hacer ejercicio puede parecer como un castigo para un trabajo bien hecho, el dolor que sientes uno o dos días después es una señal de que efectivamente has extenuado tus músculos. A menos de que tengas una lesión, la causa usual del malestar después de hacer ejercicio, es la aparición retardada del dolor muscular. Cuando haces una carrera largo o realizas una sesión de pesas exigente, por ejemplo, sufres desgarres microscópicos en los músculos y en el tejido conectivo. El dolor puede llegar a las articulaciones, que son propensas a sobrecargarse una vez que los músculos se fatigan. Los desgarres sanan naturalmente, usualmente entre dos y cuatro días después. Usa alguno de los métodos de recuperación probados para ayudar en el proceso.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Paquete de hielo
  • Almohadas

Instrucciones

  1. Descansa el área afectada o grupo muscular hasta que el dolor disminuya. Continuar entrenando músculos que no han tenido el tiempo de recuperación suficiente puede provocar más daños y lesiones. La cantidad de tiempo requerida para que el dolor se alivie depende de la severidad de la condición. La mayoría de los dolores por ejercicio desaparecen después de entre 24 y 96 horas.

  2. Coloca hielo sobre los músculos y articulaciones que te duelen. Llena una bolsa sellable a la mitad con hielo y agua fría, exprime el aire de la bolsa y ciérrala bien. Envuelve la bolsa en una toalla y colócala sobre el área por 20 minutos. Evita colocar el hielo directamente sobre la piel, pues puede producir daños.

  3. Evita que las articulaciones adoloridas se tornen rígidas realizando ejercicios de rango de movimiento. Realiza movimientos ligeros y evita causar más estrés en las articulaciones. Ejemplos de ejercicios de rango de movimiento es el hacer círculos con los tobillos, las muñecas y los brazos y flexionar los tobillos, las muñecas y el cuello. Realizar de ocho a diez repeticiones de cada ejercicio, dos veces por día.

  4. Mantén el miembro adolorido elevado por encima del corazón para reducir la hinchazón. Si tus piernas están adoloridas, por ejemplo, acuéstate sobre un sofá o cama y coloca una o dos almohadas debajo de la pierna afectada. Mantén el área lesionada tan elevada como sea posible hasta que el dolor y la inflamación se hayan reducido o desaparecido.

Consejos y advertencias

  • Consulta a tu médico si el dolor es agudo e intenso, la lesión empeora o si el área no parece mejorar después de uno a tres días. Busca atención médica si notas que no puedes hacer presión sobre el área, como dolor en tu pierna, tobillo o pie al caminar.

Más galerías de fotos



Escrito por beth rifkin | Traducido por eduardo moguel