Cómo aliviar el dolor por senderismo

Escrito por s.r. becker | Traducido por sergio mendoza
El uso de botas adecuadas ayuda a prevenir lesiones y dolor cuando practicas el senderismo.

El senderismo te permite hacer ejercicio y explorar al aire libre al mismo tiempo. Es adecuado para una primera cita, o la oportunidad de tener una conversación profunda con un viejo amigo. Sin embargo, podría dejar tus músculos doloridos y las articulaciones inflamadas. Afortunadamente, los remedios caseros pueden aliviar el dolor de manera significativa. La parte más complicada es que podría obligarte a permanecer inactivo hasta que el dolor desaparezca.

Descansa los músculos lesionados tan pronto como sea posible. Si tienes dolor en los pies, tobillos o pantorrillas, podría ser necesario descansar durante varios días con la pierna dolorida elevada por encima del corazón. Para mantenerla cómodamente elevada, acuéstate sobre tu espalda con la pantorrilla y el tobillo apoyados sobre una pila de almohadas.

Aplica una bolsa de hielo sobre cualquier lesión que presente tendencia a inflamarse, por ejemplo, un tobillo torcido. Si no cuentas con una fuente de frío especialmente diseñada, envuelve una bolsa de granos de elote, chícharos o bayas en un paño de cocina y colócalo sobre la inflamación. Cubre la mayor parte de la zona lesionada. Aplica la bolsa de hielo en forma intermitente, todo el tiempo que puedas soportarla, durante las primeras 48 a 72 horas después de la caminata. Si la inflamación ha bajado después de 48 horas, alterna la aplicación de calor y bolsas de hielo cada 20 a 30 minutos para un alivio adicional.

Come mucha proteína magra, como nueces, frijoles y productos lácteos bajos en grasa, y bebe mucha agua. Tus músculos las necesitan para su reparación.

Levántate y camina de vez en cuando durante el período de descanso. Trabajar suavemente los músculos ayuda a combatir la rigidez. Después de un corto paseo, cuando los músculos estén aún calientes, realiza estiramientos estáticos. Párate en un banco con los talones libres, y sube y baja apoyando los dedos del pie para estirar las pantorrillas. Apoya tus manos contra la pared, con los brazos extendidos; coloca un pie detrás del otro, dobla la pierna delantera y empuja el talón hacia el piso para conseguir un estiramiento de toda la musculatura de la parte posterior de tu pierna. Jala en forma alternada los pies hasta sentir el jalón en los glúteos, para estirar los cuadríceps.

Llena una bañera con el agua más caliente que soportes y vierte 1 taza de sales de Epsom. Sumérgete en la bañera y deja que este relajante muscular suave haga su trabajo.

Toma un masaje con un terapeuta especialista en masaje deportivo o de tejido profundo. Los terapeutas de masaje con preparación en fisioterapia saben cómo aliviar el dolor de las lesiones por esfuerzos repetitivos.

Toma medicamentos de venta libre para el dolor, como el ibuprofeno y el paracetamol, de acuerdo a las instrucciones del paquete. Si estás tomando medicamentos recetados, consulta a tu médico antes de tomar medicamentos de venta libre.

Visita a tu médico si el dolor persiste durante más de una semana, ya que podría haber un daño más grave de lo que piensas. Los ortopedistas y los especialistas en medicina deportiva pueden indicar las pruebas correctas para ayudar a determinar el alcance de las lesiones.

Consejo

Para prevenir el dolor por practicar el senderismo, usa el calzado adecuado. Calienta con unos pasos de intensidad moderada a en tramos cortos del terreno sin tu mochila. Siempre usa calcetines que absorban la humedad y apropiados para ayudar a prevenir las ampollas; lleva un botiquín de primeros auxilios y bastones de senderismo en largas caminatas. Bebe mucha agua y come una buena ración de carbohidratos y proteínas, como una mezcla de frutos secos a lo largo del camino.