¿Cómo aliviar el dolor que se produce en los niños por una fuerte quemazón solar?

Un día en la playa o una tarde en el parque puede provocar una quemadura dolorosa para tu hijo. Las quemaduras del sol provoca hinchazón, enrojecimiento, ampollas y dolores que pueden dejar a tu hijo en una situación desagradable. De acuerdo con un artículo publicado en 2012 por "Pediatrics", los niños quemados por el sol pueden tener un mayor riesgo de sufrir cáncer de piel en el futuro. El tratamiento para una quemadura de sol depende de la gravedad de la quemadura; las más graves requieren de tratamiento médico para evitar complicaciones graves, mientras que las menos graves pueden ser tratadas en casa.

Causas


Los rayos ultravioletas del sol queman la piel de una manera diferente con respecto a la que lo hace el calor.

Los rayos ultravioletas del sol queman la piel de una manera diferente con respecto a la que lo hace el calor. Estos rayos dañan las sustancias dentro de las células de la piel, provocando inflamaciones y muerte de sus células superficiales. Los niños con piel más oscura tienen más pigmento o melanina en su piel, mientras que aquellos con tonos de piel más claros son más susceptibles a las quemaduras solares; aún así todos los niños de todos los tonos de piel pueden ser susceptibles a sufrir el daño de la piel provocado por el sol. La exposición al sol durante las horas pico de luz del día son las más intensas y las que mayores quemaduras pueden causar. El agua refleja más intensamente los rayos del sol en la piel, lo que aumenta el riesgo de sufrir una quemadura de sol.

Medidas de alivio


Un baño de agua fría puede aliviar la incomodidad.

Un baño de agua fría puede aliviar la incomodidad de una quemadura de sol, aunque se debe evitar el uso de jabón sobre la piel quemada. Las compresas frías en las áreas quemadas también ayudan a disminuir el dolor. Vestir al niño con ropa suelta o permitir que se quede con el pañal o ropa interior mientras esté en la casa evita la irritación de su piel ya sensible. Mantén a tu hijo alejado del sol hasta que la quemadura se cure por completo.

Tratamientos caseros


Dale a tu hijo mucho líquido para mantenerlo hidratado después de una quemadura.

El acetaminofeno infantil (Tylenol) puede aliviar el dolor de una quemadura de sol. Adminístralo de acuerdo a las instrucciones en el paquete. La crema de hidrocortisona de venta libre aplicada 3 veces al día puede ayudar a disminuir el dolor y la hinchazón de la piel. El gel de Aloe vera y las cremas humectantes también pueden ser un alivio. Dale a tu hijo mucho líquido para mantenerlo hidratado después de una quemadura.

Llamar al médico


The American Academy of Pediatrics recomienda llamar al médico si el niño quemado por el sol tiene fiebre.

The American Academy of Pediatrics recomienda llamar al médico si el niño quemado por el sol tiene fiebre, escalofríos, dolor de cabeza o la piel comienza a ampllarse. Siempre protege los bebés menores de 6 meses de la exposición directa al sol. Si tu hijo tiene menos de un año de edad y recibe una quemadura de sol, llama a tu médico de inmediato. Los niños con una quemadura grave también pueden estar sufriendo de un trastorno más grave: un golpe de calor. Si tu hijo tiene náuseas, mareos, debilidad, desmayos, o de lo contrario parece enfermo, llévalo a un lugar fresco, quítale su ropa y llama a su médico de inmediato. Si no pudieras contactar a tu doctor o la fiebre de tu hijo fuese mayor a los 104 F, busca atención médica de emergencia.

Prevención


Utiliza protector solar hecho para los niños con un SPF de 15 o mayor.

Utiliza protector solar hecho para los niños con un SPF de 15 o mayor. Aplica el protector solar entre 15 y 30 minutos antes de salir. Vuelve a aplicarlo cada 90 minutos a 2 horas, especialmente si tu hijo está jugando en el agua. La ropa de protección y sombreros también ayudan a proteger a tu hijo. Los rayos ultravioleta penetran las nubes, por lo que debes aplicar protector solar a tu hijo incluso en días nublados.

Más galerías de fotos



Escrito por cynthia myers | Traducido por guido grimann