Cómo aliviar el dolor en las piernas después de hacer ejercicio

El dolor y la debilidad en las piernas después de subir unas escaleras, estar mucho tiempo de pie o ejercitarse con intensidad, pueden ser el resultado de una enfermedad arterial periférica. De acuerdo con el Centro Médico Irvine de la Universidad de California, esta es una enfermedad común en las personas de entre 50 y 60 años que fumen o tengan diabetes, hipertensión o colesterol alto y en general, en las personas de más de 70 años. Otras causas comunes del dolor en las piernas son tendinitis, coágulos sanguíneos, daños en los nervios, artritis o venas varicosas.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Camina regularmente para desarrollar los vasos capilares y los músculos de tus piernas. Camina 30 minutos la mayoría de los días. Gradualmente, incrementa la intensidad de la caminata para desarrollar músculos más fuertes y aliviar el dolor y la debilidad, además de reducir la presión en las rodillas artríticas y en los tendones inflamados.

  2. Cuando te duelan las piernas, siéntate o acuéstate y descansa tus piernas sobre un cojín o un soporte de espuma. Eleva tus piernas para aliviar la presión y permitir que la sangre fluya de regreso al corazón y lejos de tus piernas adoloridas.

  3. Aplica un paquete de hielo si necesitas aliviar el dolor. Envuelve una bolsa de hielo en una toalla y colócala sobre tus piernas o debajo de tus pantorrillas por 15 minutos por vez. Repite el tratamiento con hielo cuatro veces al día para un alivio constante.

  4. Estírate para aliviar los calambres que ocurren cuando sobrecargas tus piernas. Siéntate en el suelo y toma uno de tus pies. Jala ligeramente la punta de tu pie hasta que sientas como se estiran tus pantorrillas. Mantén esta posición entre 10 y 20 segundos, libera y repite con la otra pierna.

Consejos y advertencias

  • Es fácil que revisen si tienes alguna enfermedad arterial periférica si regularmente experimentas cansancio y dolor en las piernas. El doctor medirá tu presión arterial en tu brazo y en tu tobillo para evaluar posibles diferencias. Otras pruebas pueden incluir MRI, escaneo CT, ultrasonido y angiograma.
  • Pierde peso si tienes libras de más y come al menos tres veces al día para controlar tus niveles de glucosa, que afectan el flujo sanguíneo de tus arterias. Agrega una dieta baja en calorías, con bocadillos con poca grasa y ricos en carbohidratos para comer entre las comidas y mantener tus niveles de azúcar.
  • Llama a tu médico inmediatamente si tienes síntomas inusuales que no responden a los remedios caseros normales. Detén el tratamiento casero y consulta con el médico si notas cambios de color, a rojo o negro o azul, si tu pierna se torna fría o si tienes fiebre. Consulta con un médico si el dolor empeora cuando descansas.
  • Deja de fumar si lo haces, debido a que la nicotina bloquea el flujo sanguíneo hacia las arterias.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por eduardo moguel