Cómo aliviar el dolor de oído de un bebé

Los bebés pueden sufrir dolor de oídos por muchos motivos, incluyendo presión en el seno nasal por un resfrío, dentición e infección de oídos. Algunos indicadores del dolor de oídos pueden ser si se tiran de las orejas, agitan la cabeza, lloran, están irritables o tienen problemas para dormir. En muchos casos, los padres pueden aliviar el dolor del niño con remedios caseros. Sin embargo, si persiste, deberás llamar al pediatra. El dolor de oídos puede resultar muy molesto y ser síntoma de otra cosa, como una infección, que requiera atención médica.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Compresa tibia
  • Mordillo
  • Aceite vegetal
  • Solución salina
  • Aspirador para la nariz
  • Analgésico de venta libre

Instrucciones

  1. Recuesta el niño con el oído que le molesta hacia arriba. En algunos casos, el solo liberar la presión de ese lado puede aliviar el dolor. La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) aconseja acostar a los bebés boca arriba durante el primero año de vida, para evitar la sofocación. Sin embargo, puedes recostarlo de costado sin problema si lo estás vigilando. No lo dejes de costado sin supervisión.

  2. Dale un mordillo. El dolor de la dentición puede causar dolor de oído, por lo que darle algo para aliviar las encías también ayudará. Los juguetes fríos para morder, los trapos fríos, o hasta la fruta congelada dentro de un mordillo de malla pueden proporcionar alivio.

  3. Utiliza solución salina para liberar la nariz del bebé si tiene un resfrío o congestión. La presión en el seno nasal puede causar dolor de oídos. Coloca unas gotitas de una solución salina de venta libre en el interior de la nariz, y luego utiliza un aspirador nasal para succionar la mucosidad con suavidad.

  4. Agita ligeramente las orejas. Toma los lóbulos y tira de ellos con suavidad. El movimiento liberará la presión de las orejas.

  5. Utiliza una compresa tibia. Esto puede aliviar algo de presión. Asegúrate de que la compresa no esté demasiado caliente al tacto.

  6. Aplica unas gotitas de aceite tibio en los oídos. El Dr. William Sears afirma que el aceite no daña los oídos y puede aliviar un tímpano inflamado. Se debe utilizar un aceite vegetal, como de oliva, un poco tibio.

  7. Habla con el pediatra sobre la necesidad de darle un analgésico, gotas antiinflamatorias o antibióticos. Las infecciones e inflamaciones requerirán más que solo remedios caseros, pero únicamente el médico puede indicar el tratamiento.

Consejos y advertencias

  • Consulta con el médico lo antes posible cuando notes que el niño tiene dolor de oído. Puede preguntarte sobre los síntomas y decirte si es necesario que vayas a verlo.

Más galerías de fotos



Escrito por maria magher | Traducido por pilar celano