Cómo aliviar el dolor muscular después del ejercicio

El dolor muscular después del ejercicio es frecuente, pero esto no significa que sea saludable. El dolor muscular a menudo indica un esfuerzo excesivo y puede ocurrir en principiantes y atletas experimentados por igual. Tratar el dolor muscular ayuda a aliviar el malestar y promueve la recuperación y, en algunos casos, te permite retomar la actividad pronto. Consulta a un médico si el dolor no cesa después de siete a diez días.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Descansa los músculos. El descanso es importante para que las fibras musculares tengan tiempo de sanar correctamente. Evita los esfuerzos y el ejercicio hasta que el dolor muscular desaparezca.

  2. Masajea los músculos para promover la circulación sanguínea y aflojar los músculos. Frota o amasa suavemente los músculos con las manos o un masajeador eléctrico. Si puedes, programa una cita con un masajista profesional.

  3. Toma un analgésico. Un medicamento de venta libre suave, como el ibuprofeno o el acetaminofén, puede ayudar a aliviar el dolor y el malestar leve. Sin embargo, evita tomar ibuprofeno en exceso ya que podría irritar el revestimiento del estómago.

  4. Toma un baño de inmersión o una ducha o aplica una botella de agua caliente en los músculos doloridos. El calor dilatará los vasos sanguíneos, restaurando la circulación y relajando los músculos. Sentarse en un spa o baño de vapor también surtirá el mismo efecto. Bebe mucho líquido para evitar la deshidratación si optas por usar un spa o baño de vapor.

  5. Realiza ejercicios suaves y estira ligeramente los músculos. Los ejercicios suaves, como caminar, practicar yoga o nadar, pueden evitar que los músculos se tensen y causen dolor. Al igual que otros remedios, el estiramiento y el ejercicio promueven el flujo sanguíneo y mantienen los músculos flojos. Evita el ejercicio extenuante (como el levantamiento de pesas), el entrenamiento de resistencia y la actividad cardiovascular de alto impacto, que podrían agravar el dolor muscular.

  6. Come un refrigerio saludable después del ejercicio. Opta por alimentos ricos en carbohidratos y proteínas, como carnes magras y una rosca de pan (bagel) o tostadas con mantequilla de maní (peanut butter), que te ayudarán a desarrollar y reparar músculos, lo que aliviará el dolor. Come el refrigerio entre 15 y 60 minutos después del ejercicio; en este período tu cuerpo procesará las proteínas y los carbohidratos de manera más efectiva.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por valeria d'ambrosio