Cómo aliviar a un bebé de 3 semanas que sufre de gases

Un bebé de 3 semanas con gases puede ser tan doloroso para los padres como para el bebé. Los niños pueden comenzar a mostrar signos de molestia gastrointestinal ocasional, como barriga distendida, levantar las piernas, flatulencia, eructos y agitación.

Expulsa el gas

Mover las piernas del bebé en un movimiento de bicicleta puede fomentar la liberación del gas atrapado. Colocarlo boca abajo hace que el gas atrapado haga presión y que sea más fácil su liberación. Coloca al bebé boca abajo sólo cuando está despierto y bajo vigilancia, para dormir, siempre colócalo de espaldas para reducir el riesgo de Síndrome de Muerte Repentina Infantil. Las gotas con simeticona (Mulicon, Little Tummys) pueden ayudar a brindar alivio, pero estudios científicos mostraron que no son más efectivas que un placebo, una píldora de azúcar.

Arriba y afuera

Sostener al bebé en posición vertical lo ubica de forma ideal para eructar el exceso de gas. Frotar su espalda o su barriga también puede hacer que el gas sea eliminado más fácilmente. No olvides sostenerle la cabeza, ya que los músculos del cuello son aún muy débiles para hacerlo. Si le das leche en polvo de fórmula, considera cambiar a la versión líquida por un tiempo. El polvo puede ser difícil de digerir para algunos bebés.

Cuándo llamar al médico

Si a pesar de tus esfuerzos el malestar del bebé y el llanto persisten, busca el consejo de tu pediatra. El dolor por gases y los cólicos a veces se parecen a problemas más serios que requieren de tratamiento. Algunos signos de que tu bebé puede estar sufriendo de algo más que una molestia gastrointestinal son una temperatura de 100,4°F o más, rehusarse a mamar y agitación prolongada. Consulta al médico si tu hijo presenta alguno de estos síntomas.

Más galerías de fotos



Escrito por libby swope wiersema | Traducido por mike tazenda