Alimentos y suplementos que ayudan a prevenir los coágulos sanguíneos

Si posees una tendencia a la coagulación de la sangre, es posible que tu dieta pueda reducir tus probabilidades de desarrollar coágulos sanguíneos. Los alimentos anticoagulantes también son benéficos para aquellos que se encuentran en cama en reposo, ya que los largos períodos de inactividad incrementan la probabilidad de desarrollar coágulos. Esto también aplica a las mujeres embarazadas, que son más propensas a los coágulos sanguíneos debido al incremento en el flujo sanguíneo. Si tomas medicina anticoagulante consulta con tu doctor antes de tomar suplementos que prevengan los coágulos sanguíneos.

Acerca de los coágulos sanguíneos

Los coágulos sanguíneos pueden ser graves cuando se dejan sin tratamiento. Si los coágulos se desprenden y viajan a un órgano importante, como a los pulmones, incluso pueden causar la muerte. Los coágulos sanguíneos son más comunes en las personas que permanecen inmóviles durante largos períodos de tiempo. Otras causas de los coágulos sanguíneos son la obesidad, las venas varicosas, las enfermedades genéticas relacionadas con la coagulación de la sangre y las cirugías. Los coágulos comúnmente se desarrollan en las piernas. Entre sus síntomas se encuentran la hinchazón, el enrojecimiento, el dolor y el calor en el lugar en donde se encuentra el coágulo.

Suplementos nutritivos

Una clave para prevenir los coágulos sanguíneos es mantener un volumen sanguíneo saludable. Cuando el volumen sanguíneo es demasiado alto o inconsistente, existe un riesgo mayor de coagulación. Esta es la razón por la que las mujeres embarazadas, que tienen un volumen sanguíneo mucho más alto que las que no están embarazadas, a menudo experimentan coágulos de sangre. De acuerdo al Thrombophilia Awareness Project, las proteínas, las vitaminas B, el ácido fólico y el magnesio contribuyen para tener un flujo sanguíneo saludable. Aunque estos nutrientes se encuentran en los alimentos y deben ser obtenidos a través de la dieta cada vez que sea posible, quizá también quieras tomar un suplemento para asegurar un consumo adecuado.

Alimentos anticoagulantes

El ajo y el jengibre (ginger) han sido usados como anticoagulantes desde la antigüedad. De acuerdo a la American Cancer Society, los estudios recientes han demostrado que el ajo puede reducir las posibilidades de desarrollar coágulos de sangre e incluso puede prevenir los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades cardíacas. El jengibre es otro alimento anticoagulante. Su capacidad para inhibir las enzimas de la coagulación sanguínea es comparable a la de la aspirina, de acuerdo a Vitamin Research Products. El jugo de uva y la cúrcuma, una especia usada frecuentemente en la cocina india, son otros dos alimentos anticoagulantes.

Suplementos a base de hierbas

Algunos suplementos a base de hierbas también pueden ayudar a reducir la probabilidad de desarrollar coágulos. El Ginkgo biloba, por ejemplo, contiene terpenoides que dilatan los vasos sanguíneos y disminuyen la viscosidad sanguínea. Esto incrementa la circulación, lo que reduce la tendencia a la coagulación. El ginseng es otro suplemento de hierbas que disminuye las probabilidades de desarrollar un coágulo. También funciona haciendo que la sangre tenga una consistencia menos pegajosa y menos propensa a agruparse. Si estás embarazada consulta con tu doctor antes de usar ginseng o ginkgo biloba.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole crawford | Traducido por juliana star