¿Pueden ciertos alimentos sanar una hernia?

Una hernia se desarrolla cuando uno de tus órganos se abulta a través de un agujero o área débil en un músculo cercano o tejido conectivo. Pueden afectar a tu muslo, estómago, ingle o cicatriz quirúrgica en el abdomen y pueden derivar de factores genéticos, malformaciones congénitas y condiciones y hábitos de vida que causan tensión en el abdomen, como una mala alimentación y la inactividad. Aunque no se conocen los cambios en la dieta para curar hernias, pueden ayudar a reducir la tensión abdominal y prevenir complicaciones.

Frutas y vegetales no ácidos

Las frutas y verduras proporcionan antioxidantes, que apoyan la capacidad del cuerpo para resistir y recuperarse de infecciones y enfermedades, y fibra, que te protege contra el estreñimiento, una condición que puede causar o empeorar los síntomas de la hernia. MayoClinic recomienda limitar los alimentos ácidos, como el jugo de naranja y productos de tomate, para aliviar el reflujo ácido y la acidez estomacal frecuente asociada con las hernias que se forman en el estómago. Las frutas y verduras poco ácidas incluyen melones, plátanos, guayaba, papaya, vegetales de hojas verdes, pimientos, maíz, patatas y zanahorias. Las variedades particularmente ricas en fibra incluyen frambuesas, peras, alcachofas, brócoli y guisantes.

Granos enteros

Los granos enteros proporcionan significativamente más fibra y antioxidantes que los granos refinados, como la harina blanca. Como fuentes ricas de vitamina B y calcio, los granos enteros ayudan a controlar el reflujo ácido y ardor del estómago, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center (UMMC). Éstos también pueden reducir la inflamación y mejorar el control de peso, reduciendo de tu riesgo de tensión en la hernia. La opciones nutritivas incluyen avena, cebada, arroz integral, arroz salvaje, palomitas de maíz y quinua. Al comprar panes, cereales y pastas, revisa el envase del producto para asegurarte que los granos enteros sean los principales ingredientes.

Pescado

Para mejorar el reflujo ácido y la acidez, la UMMC recomienda comer menos carnes rojas y más fuentes de proteínas magras, como el pescado. El aceite de pescado de agua fría, como el salmón, la caballa, el arenque, la trucha de lago, el lenguado y el fletán, es una fuente principal de ácidos grasos omega-3, es decir, grasas saludables que pueden reducir la inflamación. Debido a que es un alimento rico en proteínas, incorporar pescado a las comidas equilibradas y saludables puede ayudarte a mantenerte satisfecho por más tiempo. Para mayores beneficios, prepara el pescado utilizando métodos de cocción bajos en grasa, como hornear, asar, hervir y asar a la parrilla sobre una superficie antiadherente. O bien, puedes utilizar un aceite en aerosol o aceite de oliva.

Legumbres

Las legumbres contienen más fibra por porción que la mayoría de los otros alimentos. Una taza de lentejas cocidas, frijoles negros o guisantes partidos proporciona más de la mitad de la ingesta diaria recomendada de fibra para las mujeres y casi la mitad para los hombres. Para reducir la tensión de la hernia causada por estreñimiento, incorpora frijoles, lentejas y guisantes en tus comidas de forma rutinaria. Los frijoles también son valiosas fuentes de vitaminas del grupo B, y son una alternativa de proteínas saludables para el corazón, a las carnes rojas y fritas. Los platos a base de leguminosas nutritivas incluyen sopa de guisantes o lentejas, soja al vapor, chile vegetariano bajo en grasa y hummus.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por sofia loffreda