Alimentos ricos en selenio y yodo

El selenio, un mineral disponible en la dieta, puede ayudar en la prevención de enfermedades del corazón, derrame cerebral, arteriosclerosis y ciertos tipos de cáncer. Además, puede ayudar en el alivio de los síntomas de la osteoartritis, la artritis reumatoide, los trastornos del estado de ánimo y las cataratas. El yodo también es un mineral importante para las funciones propias del cuerpo. Este ayuda en el metabolismo normal de las células y en la función normal de la tiroides. Tanto el selenio como el yodo se pueden encontrar en una variedad de alimentos.

Carnes y mariscos

De acuerdo con el Linus Pauling Institute, las vísceras y los mariscos son los alimentos más ricos en selenio. Una ración de 3 oz. de camarones contiene 34 microgramos de selenio, mientras que 3 oz. de carne de cangrejo contiene 41 microgramos. En comparación, una porción de 3 oz. de carne contiene 16 microgramos de selenio. El Linus Pauling Institute informa de el consumo máximo tolerable de selenio por día es de 400 microgramos.

Nueces de Brasil

El Linus Pauling Institute dice que la cantidad de selenio en proteínas vegetales depende del contenido de selenio del suelo en el que se cultivan las plantas. Las nueces de Brasil que crecen en suelos ricos en selenio pueden suministrar más de 100 microgramos de selenio por nuez. Sin embargo, las que crecen en el suelo que tiene un contenido pobre selenio pueden proporcionar 10 veces menos.

Sal yodada y algas

Según el Linus Pauling Institute, el contenido de yodo de los alimentos también depende del contenido de yodo en el suelo. Algunas algas pueden ser ricas en yodo. Además, los alimentos procesados ​​pueden ser altos en yodo ya que este mineral se agrega en forma de sal o aditivos alimentarios yodados. Una porción de 1 g de sal yodada contiene 77 microgramos de yodo, mientras que 1/4 oz. de algas secas pueden suministrar 4,5 mg de yodo.

Productos lácteos

Los productos lácteos son una buena fuente de yodo. El Linus Pauling Institute reporta que el yodo es comúnmente añadido a los productos de alimentación de animales en los Estados Unidos. Esto conduce a productos lácteos como leche de vaca, que son ricos en yodo. Una porción de 8 onzas de leche de vaca proporciona 56 microgramos de yodo. La toxicidad del yodo en el cuerpo es rara.

Más galerías de fotos



Escrito por jill andrews | Traducido por maría j. caballero