Alimentos ricos en isoflavonas

Las isoflavonas, que se encuentran de manera abundante en los productos de soja, cuentan, según se ha informado, con varios beneficios para la salud incluyendo la protección contra los cánceres de mama y próstata, los síntomas de la menopausia, la enfermedad cardíaca y la osteoporosis. De todos modos, existen opiniones controvertidas alrededor del consumo de altos niveles de isoflavonas, ya que aún no se ha establecido su eficacia y seguridad. Un hecho en particular suscita interés y preocupación, y es que la composición química de las isoflavonas es similar a la del estrógeno; por lo tanto, las isoflavonas tienen actividad estrogénica. Establecido este punto, de acuerdo con la American Heart Association las isoflavonas son beneficiosas debido a su elevado contenido de grasas poliinsaturadas, fibras, vitaminas y minerales, y contribuyen a incrementar la ingesta de proteína dietaria, al mismo tiempo que decrecen la incidencia de las grasas saturadas y de los carbohidratos innecesarios que se da a partir del consumo de calorías vacías.

Porotos de soja


Las isoflavones, químicos fitoestrógenos poderosos que se encuentran en las plantas de soja y funcionan de manera similar al estrógeno en el cuerpo humano, prevalecen en los alimentos de soja más que en cualquier otro tipo de alimento.

Las isoflavones, químicos fitoestrógenos poderosos que se encuentran en las plantas de soja y funcionan de manera similar al estrógeno en el cuerpo humano, prevalecen en los alimentos de soja más que en cualquier otro tipo de alimento. Reconocidos por sus beneficios potenciales para la salud, las proteínas de soja, o los porotos de soja, contienen la mayor cantidad de isoflavonas. De acuerdo con el OSU Linus Pauling Institute, "las dietas ricas en soja o en productos que contengan soja parecen ser seguros y potencialmente beneficiosos", y apenas 3,5 onzas de proteína de soja contienen la enorme cantidad de 102 mg de isoflavonas. Si bien no se han establecido hasta la fecha los requerimientos diarios recomendados para las isoflavonas, los National Institutes of Health basaron sus estudios en una ingesta de estas sustancias de 40 mg a 120 mg por día, y de 10 g a 106 g de soja diarios. Naturales o salados, los porotos de soja conforman un bocadillo excelente, y pueden usarse en ensaladas o en otros platos.

Miso


El miso es una mezcla japonesa de arroz cocido fermentado, cebada, porotos de soja y sal que conforman una sopa, pasta untable o salsa sabrosa.

El miso es una mezcla japonesa de arroz cocido fermentado, cebada, porotos de soja y sal que conforman una sopa, pasta untable o salsa sabrosa. Apenas una porción de 1/2 taza de miso posee 59 mg de isoflavonas, un contenido que sólo sigue a los porotos de soja. El miso es un plato fundamental en la cultura japonesa. Como pasta untable, puede usarse sobre panes pita o galletas, o aún con vegetales frescos. El miso puede utilizarse como base o espesante para sopas, lo cual les aporta nutrición y sabor. En Japón y en China, el consumo de isoflavonas excede con mucho al de Estados Unidos; ellos consumen de 25 mg a 50 mg diarios, mientras que en EE.UU. apenas se consumen 2 mg por día.

Edamame y otros productos de soja

Los porotos de soja hervidos también constituyen una fuente abundante de isoflavonas, ya que una porción de 1/2 taza proporciona 47 mg de isoflavonas. Los porotos de soja hervidos, o edamame, son fáciles de preparar y pueden servirse en cualquier comida o como bocadillo. Otros alimentos ricos en isoflavonas y proteínas de soja incluyen el tofu, que puede usarse con facilidad en vegetales salteados y en sopas; la manteca de soja, para untar en el pan pita o común; y las hamburguesas de soja para asar.

Más galerías de fotos



Escrito por adele m. gill | Traducido por sofia elvira rienti