Alimentos ricos en grasas para aumentar de peso

Si tienes bajo peso y tu médico te ha sugerido aumentar de peso, tal vez te preguntes si los alimentos grasos pueden ayudar. Recuerda que, incluso si tienes un índice de masa corporal bajo, es posible que no tengas que subir de peso para estar más saludable. Algunas personas, naturalmente, pesan menos, y si eres un niño o un adolescente en crecimiento, es posible que te desarrolles a un ritmo diferente que tus compañeros.

Una mirada general

Para ganar peso, necesitas comer más calorías de las que quemas, y comer alimentos calóricos es una estrategia para aumentar de peso. Las grasas proporcionan 9 calorías por cada gramo, en comparación con 4 calorías en un gramo de carbohidratos o proteínas, por lo que los alimentos grasos son más calóricos. En general, puedes comer más calorías de los alimentos altos en grasa que los bajos en grasa, ya que tienen una densidad más alta de energía, es decir, tienen más calorías en una porción más pequeña.

Elecciones saludables

Selecciona alimentos que sean ricos en grasas poliinsaturadas o monoinsaturadas saludables, ya que la American Heart Association informa que éstas pueden ayudarte a reducir tus niveles de colesterol en la sangre. Los aguacates, cacahuetes, aceite de oliva, nueces, semillas y aceites vegetales, como el aceite de canola o soja, son altos en grasa saturada y calorías. De acuerdo con el Linus Pauling Institute Micronutrient Information Center, el salmón y la linaza proporcionan ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón. Los frutos secos son alimentos ricos en grasas, saludables para subir de peso, ya que también tienen vitamina E, magnesio y fibra dietética.

Grasas no saludables

La mayoría de los alimentos grasos son ricos en calorías y pueden ayudarte a subir de peso, pero algunos de estos pueden tener consecuencias en la salud a largo plazo. La American Heart Association recomienda evitar los alimentos que son altos en grasas saturadas o trans, ya que éstas aumentan tus niveles de colesterol en la sangre. La grasa saturada se encuentra en las carnes, los quesos, la mantequilla, el aceite de palma y el aceite de coco, mientras que las grasas trans provienen de aceites parcialmente hidrogenados de frituras o bocadillos, como pasteles, galletas o patatas fritas.

Alternativas

Junto con el consumo de alimentos ricos en grasas, hay otras estrategias que pueden ayudarte a ganar peso, manteniendo tu salud a salvo. Mayo Clinic sugiere comer comidas y bocadillos con frecuencia para aumentar tu ingesta de calorías sin sentirte demasiado lleno. Los batidos, en lugar de refrescos o café, pueden proporcionarte los nutrientes esenciales y sin cafeína. También, puedes tratar de hacer ejercicio para construir masa muscular y fuerza. El bajo peso puede ser resultado de problemas graves de salud, así que habla con tu médico si estás preocupado acerca de cómo se relacionan tu peso y tu salud.

Más galerías de fotos



Escrito por natalie stein | Traducido por sofia loffreda