Alimentos que reducen el moco

La mucosidad es una sustancia resbaladiza espesa secretada por las glándulas y células en el cuerpo. Mientras que el moco se encuentra naturalmente en el cuerpo y ayuda a proteger tu sistema respiratorio, la producción excesiva puede causar molestias de garganta, congestión nasal y, en casos severos, dificultad para respirar. Las enfermedades caracterizadas por el aumento de la producción de moco incluyen infecciones respiratorias, tales como el resfriado común y la bronquitis, y fibrosis quística. Además del tratamiento médico y reposo, ciertos alimentos pueden ayudar a minimizar los síntomas.

Frutas y vegetales

Las frutas y verduras son las principales fuentes de antioxidantes (nutrientes que promueven la capacidad de tu cuerpo para combatir las infecciones y las enfermedades). Además de los nutrientes que suministran, el ajo, berros, apio, pepinillos, cebollas, limones y perejil reducen la producción de moco, de acuerdo con la Universidad de Maryland Medical Center, o UMMC. Evita la col, patatas y plátanos, que podrían acelerar la producción de moco. Las frutas y vegetales especialmente ricos en antioxidantes son las bayas, frutas cítricas, tomates, verduras de hoja verde, brócoli, coles de Bruselas, pimientos y calabaza.

Aceite de oliva

El aceite de oliva es una valiosa fuente de grasas insaturadas y saludables para el corazón. De acuerdo con un informe publicado en "agentes anti-inflamatorios y anti-alérgicos en Química Medicinal" en junio de 2010, la sustancia oleocanthal en aceite de oliva produce efectos similares al ibuprofeno, antiinflamatorio que a menudo se utiliza para reducir los síntomas de la bronquitis. Si eres propenso a la mucosidad, intenta cambiar las fuentes de grasas saturadas en tu dieta, tales como la mantequilla y la margarina, por aceite de oliva. Dado que las grasas promueven la absorción de nutrientes, consume aceite de oliva con alimentos nutritivos, tales como ensaladas de hojas verdes y granos enteros, para beneficios agregados.

Líquidos tibios

Los líquidos tibios proporcionan relajantes opciones dietéticas. Debido a que promueven la hidratación, beber líquidos durante el día puede ayudar a tu cuerpo a eliminar toxinas a través de la orina, lo que le permite sanar más rápido. La sopa de pollo, el caldo y té también pueden reducir el dolor de garganta y aflojar la mucosidad. Elege líquidos sin cafeína sobre el café y los refrescos, que son menos hidratantes y podrían afectar tu capacidad para descansar. Evita sopas y bebidas cremosas, que pueden espesar el moco.

Pescado grasoso

Los pescados grasos, como el salmón, el atún, el arenque, la trucha de lago, las sardinas y el lenguado, son ricos en ácidos grasos omega-3 (grasas saludables que pueden ayudar a reducir la inflamación). Las grasas omega-3 también aumentan la inmunidad. Para obtener beneficios óptimos, cambia las fuentes de proteínas que podrían empeorar la inflamación y la producción de moco, como la carne roja, la leche entera y el queso de alto contenido de grasa, por pescados grasos al horno, a la plancha o a la parrilla.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por mariela rebelo