Alimentos que no puedes comer mientras estás amamantando

Si estás alimentando a tu bebé, no necesariamente tendrás que evitar algún tipo de alimento en particular, dice la Dra. Paula Meier, directora de investigación clínica y lactancia en el cuidado intensivo neonatal del Rush University Medical Center en Chicago. Tu feto en crecimiento recibió algo de los alimentos que tú disfrutaste a través del líquido amniótico y, por lo tanto, tu bebé también disfrutará de los mismos sabores que tú por medio de la leche materna que le das. Sin embargo, ciertos alimentos deberán de ser consumidos en cantidades más pequeñas y también deberás vigilar los alimentos que no le vayan bien a tu bebé. De otra manera, continúa comiendo una dieta balanceada y toma una vitamina prenatal.

Cafeína en moderación

Con un bebé recién nacido a quien cuidar, probablemente necesitarás una taza de café prácticamente todas las mañanas para ayudarte a iniciar al día. El sitio web BabyCenter establece que la cafeína está bien si se toma con moderación. No tomes más de una o dos tazas de café, porque demasiada cafeína puede poner a tu pequeño en riesgo de sufrir interrupciones del sueño y nerviosismo. Los bebés menores de 6 meses y aquellos no expuestos a esta sustancia mientras estaban en el vientre materno serán más sensibles a sus efectos. Además del café, el té, las bebidas energéticas, algunos medicamentos de venta libre y el chocolate también la contienen.

Alcohol ocasionalmente

Todas las mamás incluso aquellas que se encuentran amamantando, se merecen un vaso de vino de vez en cuando. El sitio web The Baby Center establece que un vaso de alcohol está permitido cuando estás alimentando a tu bebé. Después de un vaso de vino o cerveza, el alcohol entra en tu leche materna. Si bebes más de un trago, espera por lo menos dos horas por bebida antes de alimentarlo. El alcohol permanece en mayor concentración en tu leche materna de media hora a una hora después de beber, pero este dato puede variar, de acuerdo con el sitio web Kelly Mom. El alcohol sale de tu leche de la misma manera en que sale de tu cuerpo, así que una vez que tu contenido de alcohol en la sangre es de cero, no habrá más alcohol en tu leche materna.

Precauciones con el pescado

El pescado contiene una cantidad de nutrientes vitales para el crecimiento y desarrollo de tu bebé, como los ácidos grasos omega-3, la vitamina D y proteínas. El pescado también contiene mercurio que, en dosis altas, puede dañar el cerebro de tu pequeño y su sistema nervioso. Las mujeres embarazadas y en estado de lactancia limitan el consumo de pescado a 12 onzas por semana, de acuerdo con la U.S. Food and Drug Administration y la Environmental Protection Agency. Evita el tiburón, el pez espada, la macarela y el azulejo, porque son los que tienen los niveles más altos de mercurio. Si eres fanática del atún, limita tu consumo de atún blancos a 6 onzas por semana, debido a que los pescados más grandes de esta especie tienden a contener más mercurio.

Alérgenos y cólicos

El sistema digestivo de tu bebé puede no estar lo suficientemente maduro para soportar los alimentos que está obteniendo por medio de la leche materna, lo que puede causar irritación, incomodidad y gases (también conocidos como cólicos). Si tienes un bebé que sufre de cólicos, considera evitar los productos lácteos, los vegetales crucíferos, como el brócoli, la coliflor y la col, el chocolate, los huevos, las frutas cítricas, los tomates, la cafeína y los endulzantes artificiales. Habla con tu médico acerca de eliminar ciertos alimentos de tu dieta, si es que tienes un historial familiar de alergias, debido a que tu bebé puede ser sensible a esos alimentos también. Los alérgenos más comunes son los huevos, el maní, la soja, el trigo, el maíz y la leche.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle fisk | Traducido por reyes valdes