Alimentos permitidos para comer después de una cirugía intestinal

Los pacientes que se recuperan de la cirugía intestinal deben seguir directrices dietarias estrictas después de dicha intervención. Es necesario seguir las directrices establecidas por tu médico para que pueda evaluar tu progreso y la efectividad de la cirugía. Cuando tienes una cirugía intestinal, no recibes el alta del hospital hasta que tengas movimiento intestinal para asegurarse de que tus intestinos estén eliminando correctamente los alimentos.

Dieta líquida limpia


El té y los líquidos son necesarios al comienzo de la recuperación.

La cirugía intestinal "aturde" tus intestinos por hasta 5 días. Tu dieta debe darle a tu sistema, tiempo para curarse (para que puedas hacer movimientos intestinales y gases nuevamente). Pasarás gradualmente de chispas de hielo a líquidos claros para conseguir que comience el proceso y mantener bien hidratado tu cuerpo. En una dieta líquida clara, puedes ingerir alimentos en forma líquida a temperatura ambiente. Puedes tomar agua, café, té, bebidas carbonadas, con sabor a frutas y cereales, pero no productos lácteos, incluyendo leche. La gelatina sin sabor, helados, caldo y otros líquidos mejorados, libres de grasa pueden ofrecer los nutrientes necesarios y el agua necesaria para tu sistema. Las cantidades limitadas de sal están bien ya que la sal ayuda a que tu cuerpo retenga agua.

Dieta blanda


La sopa puede ser una comida líquida buena.

Después de algunos días de dieta líquida, transparente, puedes comenzar con una dieta blanda. La mayoría de los alimentos sin fibra están permitidos en una dieta blanda siempre que no causen exceso de gases e hinchazón. Los alimentos fibrosos como semillas, legumbres, alimentos integrales, salvado, quesos fuertes, huevos crudos, fruta y verduras, sopas sin filtrar y alimentos fritos, no están permitidos en una dieta blanda. Además, las salsas y condimentos fuertes, como rábano picante, barbacoa, salsas dulces y agrias y Worcestershire no están permitidos. La carne tiernizada que es horneada, asada o cocina en estofado como carne de vaca, cordero o ternera es aceptable, mientras que las carnes conservadas o no tiernizadas, como cortes fríos, ahumados, salados o fritos no lo están.

Vuelta a casa


Sigue las instrucciones de tu médico.

Tu médico te dará instrucciones para el cuidado en tu casa, incluyendo restricciones dietarias. Deberás esperar comer sólo alimentos blandos, fácilmente digeribles durante tu primera semana en tu casa. Estos alimentos incluyen todo lo que sea liviano y blando. Tu médico probablemente te instruya a comer seis comidas pequeñas diarias, de un tamaño de alrededor de un puño y que limites tus dulces. Agrega alimentos dietéticos gradualmente, uno a la vez, y bebe mucho líquido. Evita las frutas y verduras frescas por un par de semanas para evitar calambres abdominales dolorosos e inflamación, por la fibra que engrosa las heces. Si los calambres o la inflamación ocurre, o tienes un dolor inesperado, ponte en contacto con tu médico.

Recuperación


Continúa con alimentos blandos y fácilmente digeribles hasta que se te indique lo contrario.

Generalmente a tus intestinos les lleva 1 a 2 semanas para recuperar tu estado normal previo a la intervención. Tu médico te puede aconsejar que comiences una dieta regular cuando esté satisfecho con tu movimiento intestinal regular y con niveles de dolor aceptables. Los alimentos que tú "toleras" constituirá tu dieta regular. Si tienes dolor, exceso de gas, un freno en tus movimientos intestinales o cualquier otra cosa que te cause preocupación, ponte en contacto con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por cheryl hosmer | Traducido por aldana avale