Alimentos a evitar cuando tienes enfermedades autoinmunes

Las grasas no saludables, carbohidratos refinados y alérgenos de alimentos pueden empeorar los síntomas de las enfermedades autoinmunes.

Las grasas no saludables, carbohidratos refinados y alérgenos de alimentos pueden empeorar los síntomas de las enfermedades autoinmunes.

Las enfermedades autoinmunes son condiciones en las que el sistema inmune está demasiado activo y responde con dureza a los tejidos y sustancias en tu cuerpo. Las enfermedades afectan a más de 23,5 millones de estadounidenses, de acuerdo al National Women's Health Center. Las formas comunes incluyen enfermedad de la tiroides, diabetes tipo 1, enfermedades inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn y colitis, la condición de la piel psoriasis y artritis reumatoide. Además de los tratamientos médicos, una dieta saludable, limitada en ciertos alimentos, puede mejorar tus síntomas.

Carne roja

La carne roja, aunque rica en proteínas y nutrientes como el hierro, puede plantear problemas si tienes una enfermedad autoinmune. Estas afecciones pueden causar de leves a graves complicaciones en la capacidad de tu sistema inmunológico y aumentar el riesgo de síntomas que van desde fiebre y dolor en las articulaciones hasta la pérdida de peso no intencional y fatiga extrema. Eliminar la carne roja de tu dieta puede ayudar a minimizar estos efectos, de acuerdo con la Clínica Cleveland. La carne roja es a menudo alta en grasas saturadas, lo que puede aumentar la inflamación del cuerpo y frenar la salud del corazón. Las carnes rojas especialmente ricas en grasa saturada incluyen carnes de órganos, cordero, costillas de cerdo, solomillo y el lomo de carne y carnes procesadas.

Mantequilla y margarina

La mantequilla y la margarina son fuentes de grasas saturadas. La margarina también contiene grasas trans (grasas producidas a través de un proceso en el que se añade hidrógeno al aceite vegetal). Las grasas trans pueden plantear más daño cardiovascular que las grasas saturadas, ya que aumentan el colesterol LDL o "malo", y reducen el HDL o colesterol "bueno". Para proteger tu sistema inmunológico, la Clínica Cleveland recomienda evitar la mantequilla y la margarina y optar por formas grasas no saturadas como el aceite de oliva.

Carbohidratos refinados

Las fuentes de carbohidratos refinados como la harina enriquecida y el azúcar, añaden calorías pero pocos beneficios nutricionales a los alimentos. A diferencia de los cereales integrales y los vegetales con almidón, los panes enriquecidos, pasta, cereales y bocadillos proporcionan poca fibra y pueden tener un impacto perjudicial en tus niveles de azúcar en la sangre. Si eres propenso al estreñimiento debido a hipotiroidismo o enfermedad celíaca, los alimentos bajos en fibra pueden empeorar tus síntomas. Muchas fuentes de carbohidratos refinados contienen gluten (una proteína de almacenamiento que desencadena síntomas de la enfermedad celíaca). El consumo de carbohidratos refinados en exceso también pueden resarcir tus niveles de insulina, de acuerdo con la endocrinólogo Dra. Maria Collazo-Clavell de la Mayoclini.com, y activa las complicaciones de diabetes y apetito elevado.

Alérgenos sospechosos

Las alergias alimentarias pueden coexistir con enfermedades autoinmunes. Por ejemplo, una relación significativa se encuentra entre las enfermedades autoinmunes de la tiroides y la enfermedad celíaca. La eliminación de alérgenos alimentarios sospechosos como el trigo, gluten, maíz, soja, aditivos alimentarios y productos lácteos, puede ayudar a reducir los síntomas de enfermedades como el hipertiroidismo, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center. Dado que muchos alérgenos alimentarios potenciales son valiosas fuentes de nutrientes y fibra, busca la guía de tu médico o dietista antes de eliminarlos por completo de tu dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por mary gomez