¿Qué alimentos evitar la semana antes de una media maratón?

Entrenar para una media maratón requiere que un corredor invierta semanas de preparación y horas de correr en rutas, senderos o cintas de correr. En los días previos a una media maratón, un corredor debe reducir su entrenamiento y concentrarse en conseguir un poco de descanso extra, pero comer los alimentos equivocados durante la semana de la carrera podrían descarrilar el rendimiento de un corredor en cuestión de minutos.

Comidas altas en fibras

Ningún corredor quiere hacer una parada en boxes a mitad de carrera en un baño o letrina, pero comer muchos alimentos ricos en fibra antes de una carrera podría obligar a un corredor a ese desvío. Debido a que la fibra no es digerible y se establece en la parte baja del tracto gastrointestinal, promueve la regularidad y limpia el cuerpo de toxinas. Sin embargo, los alimentos ricos en fibra como frijoles, brócoli, guisantes verdes, frambuesas, peras, ciruelas o cereal de salvado, pueden desencadenar gases, calambres o evacuaciones imprevistas. Para empeorar las cosas, el constante impacto y el movimiento de la carrera de distancia puede intensificar el dolor gastrointestinal.

Productos lácteos

La lactosa, un azúcar natural que se encuentra en los productos lácteos, como la leche, el queso y los helados, puede ser difícil de digerir para algunos corredores, y puede causar un malestar estomacal incómodo para los corredores que sufren de intolerancia a la lactosa. Cuando un corredor es incapaz de descomponer y digerir la lactosa, puede experimentar gases, distensión abdominal o diarrea. En los días previos a una media maratón, los corredores deben evitar porciones grandes o poco comunes de productos lácteos y pueden sustituir los productos lácteos típicos por alimentos más fáciles de digerir, tales como cambiar de helado a yogur (que se digiere fácilmente debido a su cultivo directo y activo) o leche comercial de vaca por leche de soja.

Edulcorantes

Beber un refresco dietético, comer una merienda sin azúcar o caramelos sin azúcar en lugar de su contrapartida más alta en calorías puede parecer una solución razonable para la reducción de calorías antes de una media maratón, pero los edulcorantes artificiales en muchos alimentos y bebidas "dietéticos" pueden causar problemas gastrointestinales. Los edulcorantes artificiales como el sorbitol y el manitol son difíciles de digerir para muchos corredores y pueden causar malestar estomacal. La fructosa, un edulcorante que se encuentra comúnmente en las bebidas deportivas y los geles energéticos, también se asienta en el estómago de un corredor y se descompone lentamente, por lo que los corredores deben descartar estos productos previo a la carrera.

Cafeína

Beber una taza de café matutina no puede obstaculizar tu rendimiento en una media maratón, pero consumir cantidades más altas de lo normal de cafeína (un estimulante que se encuentra en el café, el té y el chocolate) puede dar lugar a algunos efectos secundarios graves. Las grandes dosis de cafeína, especialmente en la tarde o la noche, pueden alterar el patrón de sueño de un corredor e impedirle obtener el descanso que necesita antes de una carrera. La falta de sueño, agravada por el alza temporal de la presión arterial y la frecuencia cardíaca que puede producir la cafeína, puede conducir a un exceso de estrés, dejando la mente y el cuerpo de un corredor cansados (en lugar de frescos) en el día de la carrera.

Más galerías de fotos



Escrito por andrew reiner | Traducido por mariano abrach