Qué alimentos evitar al intentar quemar grasa abdominal

La grasa abdominal consta de dos tipos de grasa: subcutánea, que es la capa que puedes pellizcar con los dedos, y visceral, la capa que se ubica profundo en la cavidad abdominal. Si bien la capa subcutánea no es totalmente dañina, afecta el aspecto físico. Sin embargo, la capa visceral puede poner en riesgo tu salud si se acumula, ya que se encuentra cerca de los órganos vitales, incluyendo el corazón y el hígado. Para bajar de peso en esta zona debes evitar ciertos alimentos que promueven el aumento de peso malo para la salud. Haz una consulta con tu médico antes de hacer cambios drásticos en tu dieta.

Jarabe de maíz con altos niveles de fructosa

Una equipo de investigación de Princeton University informó en el año 2010 que, en las ratas, un consumo elevado de jarabe de maíz con altos niveles de fructosa llevaba a que éstas aumenten más de peso que las que consumían azúcar común. El efecto del consumo de jarabe de maíz con altos niveles de fructosa en los seres humanos sigue siendo objeto de debate entre los profesionales del área de nutrición desde el año 2011. Sin embargo, los nutricionistas recomiendan que, como con todos los edulcorantes, se debe limitar la ingesta del jarabe de maíz con altos niveles de fructosa.

Cereales refinados

Los cereales refinados son cereales de los que se quitan las capas externas de salvado nutritivas y con niveles elevados de fibra durante su procesamiento. Dentro de ellos se incluye el arroz blanco, el pan blanco y la harina enriquecida. Un estudio publicado en “The American Journal of Clinical Nutrition” en el año 2010 demostró que la ingesta elevada de este tipo de cereales se podía asociar con una mayor cantidad de grasa visceral en el abdomen. En cambio, el consumo elevado de cereales integrales (cereales que poseen todas sus capas intactas) se podía correlacionar con una menor cantidad de grasa visceral en el abdomen. Para evitar subir de peso en esta zona, cuando sea posible opta por los cereales integrales, como el arroz integral, la harina de avena y el pan integral, por sobre los cereales refinados.

Azúcar

Un alto consumo de azúcar afecta varios aspectos de la salud nutricional. Según el Dr. Robert Lustig, neuroendocrinólogo de la University of California, San Francisco, el azúcar desencadena el almacenaje de adiposidad y engaña al cerebro haciéndole creer que tiene hambre cuando, por el contrario, está satisfecho. Esto lleva a lo que él llama el "ciclo vicioso" de comer de más, que generalmente incluye alimentos malos. Limita el consumo de alimentos con altos niveles de azúcar, incluyendo las gaseosas y jugos, que sólo poseen calorías vacías.

Grasas trans y saturadas

Las grasas trans y las saturadas contribuyen a la aparición de problemas de salud, incluyendo problemas cardiovasculares y aumento de peso. Un consumo elevado de ambos tipos de grasas en la dieta puede llevar a que la redistribución de grasa quede en el abdomen, según el Dr. Lawrence Rudel, profesor del patología y bioquímica en Wake Forest University School of Medicine. Para evitar acumular grasa en el abdomen y tener una mejor salud a nivel general, limita la ingesta de grasas trans y saturadas en tu dieta e incorpora más grasas no saturadas. Dentro de los alimentos con altos niveles de grasas mono y poliinsaturadas se incluye el aceite de oliva, las nueces, el aguacate y los pescados con alto contenido graso, como el salmón y el atún.

Más galerías de fotos



Escrito por ann jamerson | Traducido por noelia menéndez