Alimentos que evitar si estás amamantando

La leche materna puede ser una fuente óptima de nutrición para los niños, asumiendo que las nuevas madres eligen alimentos y bebidas saludables. Las preferencias alimentarias pueden afectar a la leche materna en un número de maneras: Ciertos alimentos pueden afectar el sabor, hacer que los bebés estén quisquillosos o afectar negativamente su desarrollo. Todos los bebés son diferentes, un alimento puede afectar a un bebé, pero no a otro. Como regla general, encontrarás que la mayoría de los alimentos que debes evitar son los mismos que tuviste que evitar cuando estabas embarazada.

Pescado


El pez espada es alto en mercurio.

El pescado es una excelente fuente de proteínas y ácidos grasos esenciales. Sin embargo, mientras estés en periodo de lactancia, debes evitar o limitar el consumo de pescado procedente de fuentes desconocidas y pescado con alto contenido de mercurio. Los altos niveles de mercurio pueden dañar el sistema nervioso en desarrollo de tu bebé. Los alimentos con alto contenido de mercurio incluyen el tiburón, el pez espada, el blanquillo y la caballa. También debes evitar los peces de agua dulce que puede provenir de aguas contaminadas, y limitar tu consumo de atún a no más de un filete de atún o dos latas por semana.

Cafeína


El consumo de cafeína debería limitarse.

Al igual que con el embarazo, lo mejor es limitar tu consumo de cafeína durante la lactancia. Una o dos tazas de café, té o refresco al día es generalmente tolerado, pero cada bebé responde de manera diferente. Cuanto más cafeína consumes, más se puede afectarte a ti ya tu bebé. Cuando consumes cafeína, entra en el torrente sanguíneo, con una pequeña cantidad que acaba en la leche materna. El cuerpo de tu bebé no puede descomponer y excretar la cafeína, por lo que, con el tiempo, puede acumularse y causar disturbios, irritabilidad y trastornos del sueño.

Alergenos


Los huevos son uno de los alergenos más comunes.

Un bebé alimentado con leche materna puede tener una reacción alérgica o sensibilidad a un alimento o bebida que consumes. Los alimentos alérgenos más comunes son la leche, los huevos, las nueces y los cacahuetes. Los signos a observar son: vómitos, expectoración constante; dolor de panza, demostrado por el exceso de gas o tirando hacia arriba de las rodillas; heces con sangre, sueltas y frecuentes, hinchazón o erupción; sibilancias o dificultad para respirar, secreción nasal o tos e irritabilidad. Para identificar un alimento problema, es posible que desees llevar un diario de lo que comes y bebes, y la reacción posterior. Es importante trabajar con tu médico y evitar los alimentos que parecen causarle una reacción alérgica al bebé.

Alimentos picantes


Las cebollas deberían evitarse.

A algunos bebés no les gusta el sabor de la leche materna de su madre después de haber comido alimentos picantes. Los alimentos picantes pueden ser muy duros en el sistema digestivo de su bebé, causando diarrea, malestar estomacal, dolor abdominal e incluso vómitos. Los alimentos picantes que pueden ser un problema incluyen pimienta, chile, curry, cebolla, ajo y canela.

Alcohol


Es mejor limitar el alcohol cuando se amamanta.

No tienes que evitar por completo el alcohol, pero debes beber con moderación y evitar la lactancia materna mientras que el alcohol se encuentra todavía en tu sistema. Se tarda alrededor de dos horas para ser digerido y metabolizado. Esto significa que no debes alimentar con leche materna durante este tiempo. Es posible que desees extraer tu leche y tirarla, y entonces amamantar a tu bebé. Esto asegura que no hay remanente de alcohol en la leche materna. Los bebés más pequeños tendrán un procesamiento más dificultoso que los bebés más grandes porque sus hígados son todavía inmaduros. Además de beber con moderación, también es una buena idea beber agua y consumir alimentos con el alcohol, ya que esto te ayudará a metabolizar más rápidamente.

Frutas y vegetales que producen gas


Algunos bebés experimentan gases cuando la madre consume fresas.

Algunos bebés pueden ser más sensibles a algunos alimentos. Puedes descubrir que tu bebé se pone inquieto o gaseoso después de comer frutas y verduras que producen gases. Los frijoles, maíz, brócoli, pepinos, coles de Bruselas, col o tomates, frutas y jugos cítricos, fresas y las cerezas son ejemplos de frutas y verduras que pueden ser un problema.

Más galerías de fotos



Escrito por erica wickham, m.s., r.d., c.d.n. | Traducido por mariela rebelo