Alimentos para disminuir la conglomeración plaquetaria

La agregación plaquetaria es uno de los factores que conduce a padecer enfermedades cardiovasculares y aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. Algunas personas utilizan medicamentos anticoagulantes como la warfarina y la aspirina para disminuir la agregación plaquetaria. También hay alimentos que la disminuyen y en algunos casos puede prevenir las enfermedades cardiovasculares, ayudando a disminuir la necesidad de medicamentos recetados o de venta libre. Consulta a tu médico para determinar el curso de terapia más apropiado.

Granadas (pomegranates)

Los compuestos antioxidantes del jugo de granada, conocidos como polifenoles, tienen la capacidad de reducir el riesgo de accidentes cardiovasculares, en parte debido a su efecto antiplaquetario, según un estudio publicado en la Journal of Medicinal Food (Revista de Alimentos Medicinales) en 2009. El estudio evaluó tanto el jugo de granada como un extracto rico en polifenoles por sus efectos sobre la agregación plaquetaria y sobre algunos otros parámetros de efecto cardiovascular. Tanto el jugo como el extracto redujeron la agregación plaquetaria, teniendo el extracto un efecto más fuerte. Los investigadores observaron que los efectos de ambos se lograron en niveles que son posibles de obtener a través de la ingesta de alimentos, a diferencia de los altos niveles de extracto concentrado en forma de suplemento requeridos con el fin de proporcionar un efecto significativo.

Pescado

La composición de ácidos grasos en las membranas celulares de las plaquetas contribuye a la función de éstas en términos de agregación de factores de riesgo cardiovascular, de acuerdo con un estudio publicado en la European Journal of Clinical Nutrition (Revista Europea de Nutrición Clínica) en 2001. Los ácidos grasos omega-3 contribuyen a la flexibilidad de las membranas celulares, haciéndolas efectivamente más resbaladizas y, en el caso de las plaquetas, menos pegajosas y menos propensas a aglutinarse en la sangre. El estudio comparó la composición de los ácidos grasos de las plaquetas en relación con las dietas que contienen pescado y carnes blancas contra las dietas ricas en carnes rojas, encontrando que las primeras tienen niveles significativamente más altos de ácidos grasos omega-3, mientras que las dietas ricas en carne roja tuvieron niveles significativamente más altos de ácidos grasos omega-6.

Vino tinto

El vino tinto inhibe una molécula de proteína conocida como factor de crecimiento derivado de plaquetas, mientras que el vino blanco no tiene ningún efecto inhibidor, de acuerdo con un estudio publicado en la Revista de Investigación Cardiovascular (Cardiovascular Research) en 2009. El factor de crecimiento derivado de plaquetas es liberado a través de estas y contribuye a la formación de placa arterial mediante la estimulación de un rápido crecimiento de las células en las paredes de las arterias. Todos los vinos tintos probados suprimieron completamente la sobreproducción de células en las paredes arteriales, así como en las células del músculo del corazón. Los investigadores identificaron que ciertos flavonoides en las semillas y la piel de las uvas rojas son responsables de los efectos observados, y sugirieron la posibilidad de enriquecer los vinos blancos con esas sustancias para mejorar igualmente sus beneficios para la salud.

Más galerías de fotos



Escrito por tracey roizman, d.c. | Traducido por josé antonio palafox