¿Los alimentos deshidratados pierden su valor nutricional?

La gente se ha transmitido las técnicas de secado de alimentos, tales como la salazón y el secado al sol, durante siglos. El secado o deshidratación es un antiguo método de conservación de alimentos. Los esfuerzos para secar alimentos perfectamente llevaron a la invención del primer deshidratador de alimentos en 1795. Los consumidores deshidratan alimentos para su uso personal y los fabricantes ofrecen una amplia variedad de alimentos deshidratados para diferentes usos. La deshidratación provoca una pérdida de nutrientes en los alimentos; sin embargo, los procesos utilizados en la deshidratación y la rehidratación tienen un papel importante en cuánto valor nutritivo se pierde.

Deshidratación de alimentos

La deshidratación elimina la humedad de los alimentos. Los métodos de deshidratación son el secado al sol, los deshidratadores eléctricos y los hornos comunes. Los hornos de microondas se utilizan para secar hierbas. El secado solar recoge los rayos solares en una unidad ventilada que elimina la humedad del aire. Los beneficios de los alimentos deshidratados son la conveniencia, el sabor y el almacenamiento. Los alimentos deshidratados carecen de la humedad necesaria para que crezcan las bacterias, levaduras y mohos. Las frutas y hortalizas secas en forma de barra se utilizan para aperitivos y los vegetales deshidratados se utilizan en guisos y sopas. Los excursionistas y campistas aprecian los alimentos deshidratados por su poco peso, largo tiempo de conservación y preparación sencilla.

Calorías y fibra

Los alimentos secos son altos en calorías, cuando se comparan con el mismo peso en alimentos frescos, porque los nutrientes se concentran. Por ejemplo, 100 gramos de albaricoques (apricots) frescos contienen 51 calorías y 100 gramos de albaricoques secos contiene 260 calorías. La eliminación de la humedad durante la deshidratación concentra los nutrientes en una masa más pequeña, pero los productos inicial y final son iguales en calorías, no así en peso. Deshidratar 14 libras de tomates frescos produce ½ libra de tomates secos.

Vitaminas y minerales

La deshidratación no causa ningún cambio en el contenido de fibra o hiero. Aunque usar calor y aire y blanqueado en el proceso de deshidratación puede destruir las vitaminas A y C, puedes retener mucha cantidad de vitamina A usando un método de deshidratación de calor controlado. El blanqueado hace que se pierda algo de vitamina A y C, tiamina, riboflamina y niacina; sin embargo, el blanqueado también reduce la pérdida de estas vitaminas durante el almacenamiento y la rehidratación. Los tratamientos de sulfito, que se usan para destruir las enzimas durante la deshidratación de vegetales, evitan la pérdida de algunas vitaminas, aunque producen la pérdida de las vitaminas solubles en agua y los minerales, como las vitaminas del complejo B y la vitamina C.

Retener el valor nutricional

La mejor manera de retener el valor nutricional de los alimentos deshidratados es controlar cuidadosamente el proceso, lo que implica temperaturas bajas durante la deshidratación, una rehidratación cuidadosa y baja humedad durante el almacenamiento. La rehidratación de alimentos secos sin remojarlos en agua puede producir pérdida de minerales. Puedes hacer buen uso de los nutrientes disueltos consumiendo el agua usada para rehidratar los alimentos. Sigue los métodos adecuados para cocinar los alimentos deshidratados. Por ejemplo, los vegetales deshidratados requieren menos cocción que los frescos. Guárdalos en sitios frescos y secos y úsalos dentro del año de su deshidratación. Es mejor no guardar los alimentos rehidratados porque se estropean rápidamente.

Más galerías de fotos



Escrito por gail sessoms | Traducido por frances criquet