Alimentos que debes evitar si tienes el hígado graso

La American Liver Foundation (ALF) define un hígado graso como "la acumulación de exceso de grasa en las células del hígado". Uno de los mayores factores de riesgo de un hígado graso es la obesidad, que es causada por el exceso de consumo de calorías. Otros factores de riesgo incluyen la diabetes, el colesterol alto o los triglicéridos, el abuso de alcohol, la cirugía de bypass gástrico, ciertos medicamentos y la desnutrición. No existe un tratamiento estándar para el hígado graso, pero la Clínica Mayo dice que la pérdida de peso mediante una dieta saludable y el ejercicio puede ayudar a prevenirlo.

Frutas, verduras y granos enterios

La Clínica Mayo dice que una dieta saludable rica en frutas, verduras y granos enteros. Frutas, verduras y granos enteros son naturalmente bajos en calorías y grasa, pero alto contenido de fibra. De acuerdo con la American Dietetic Association los alimentos fibrosos aumentan la sensación de saciedad que puede evitar comer en exceso y el aumento de peso posterior. Las dietas ricas en fibra también pueden prevenir la diabetes tipo 2, un factor de riesgo para un hígado graso.

Las proteínas y lácteos

Las mejores proteínas para el mantenimiento de peso y la pérdida de peso son de fuentes magras como pollo, huevos, soya, carnes magras, pescado, mariscos, frijoles y legumbres. El exceso de grasa y calorías pueden reducirse mediante la eliminación de toda la grasa visible y la piel de la carne y las aves de corral antes de la cocción y el uso de métodos saludables para cocinar los alimentos como a la parrilla, al vapor, asar, hornear y la caza. Los productos lácteos saludables son la leche baja en grasa o sin grasa, yogur y queso.

Comidas bajas en colesterol

El colesterol es un tipo de grasa que se encuentra en los productos animales. La Clínica Mayo recomienda una dieta baja en colesterol, a base de plantas para reducir los triglicéridos y el riesgo de un hígado graso. Las frutas, verduras, granos, nueces, semillas, frijoles y legumbres son naturalmente libres de colesterol. Las claras de huevo son también libres de colesterol, porque todo el colesterol en un huevo está en la yema.

Grasas no saturadas

La Clínica Mayo incentiva a las personas con un hígado graso a consumir grasas no saturadas de las olivas y aceites de oliva, y de los vegetales, nueces, aguacate y pescado. Las grasas saturadas, como la mantequilla, manteca de cerdo, la manteca y la crema aumentan la grasa en sangre y el riesgo de un hígado graso.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany fong, r.d. | Traducido por luis eduardo barbosa