Alimentos que debes evitar después de sufrir un infarto

Si recientemente sufriste un ataque cardíaco, tu vida ha comenzado a cambiar, y necesitarás realizar muchos más cambios para que puedas recuperar tu salud y reducir el riesgo de sufrir problemas adicionales. Tendrás que tomar medicamentos, comenzar a realizar ejercicios físicos, consumir platillos saludables y evitar los alimentos que contribuyeron con el infarto en el primer lugar. La dieta adecuada es una parte esencial de la recuperación tras un ataque cardíaco.

Alimentos con gran cantidad de grasas saturadas

Después de sufrir un ataque cardíaco, es necesario evitar los alimentos que contienen grasas saturadas y grasas trans, ya que se acumulan en la sangre si las consumes por medio de los alimentos. Con el paso del tiempo, las grasas pueden obstruir e incluso bloquear los vasos sanguíneos y causar un infarto. La American Heart Association (AHA) recomienda reducir el consumo de alimentos fritos, postres, productos horneados y comidas rápidas, ya que todos estos alimentos suelen contener gran cantidad de grasas saturadas o grasas trans. También debes limitar el consumo de pollo con piel y carnes con contenido elevado de grasas, como las veteadas con grasa. Incluso algunos alimentos de origen vegetal pueden contener grasas saturadas no saludables, por eso tienes que evitar los aceites de palma y de coco. Lee las etiquetas del envase de los productos para conocer el contenido de grasa de los que ingieres. Las grasas saturadas deben representar no más del 7 por ciento del total de la ingesta diaria de calorías, según la AHA. Menos del 1 por ciento del total de calorías diarias deben provenir de las grasas trans.

Alimentos con gran cantidad de sal y azúcar

La sal y el azúcar representan un peligro grave para las personas que tratan de mejorar la salud de su corazón. La sal (sodio), puede causar que los niveles de presión arterial aumenten de manera disparatada y de esa forma se incrementa el riesgo de sufrir un infarto. La AHA recomienda limitar el consumo de sodio a menos de 2.300 mg por día; los pacientes con factores de riesgo de sufrir enfermedades cardíacas deben limitarlo a menos de 1.500 mg al día. Muchos alimentos contienen sal de forma oculta (alimentos y comidas en conserva, procesados o envasados), por eso debes evitarlos, según afirma AHA. Manténte alejado de pretzels, galletas saladas y papas fritas, sopas enlatadas y frutos secos salados. También es importante no incorporar sal adicional a las comidas y sazonar los alimentos con hierbas. También debes limitar el consumo de azúcar, ya que puede contribuir con el aumento de peso y, de esa forma, incrementar el riesgo de sufrir otro infarto. Evita los postres, los caramelos y otros dulces, las bebidas con mucho azúcar, como los refrescos y los jugos de frutas azucarados.

Alimentos con gran cantidad de colesterol

El colesterol es un contribuyente importante de las enfermedades cardíacas y de los infartos. El hígado produce el colesterol, un material similar a la grasa que obstruye las arterias y las endurece. Después de sufrir un ataque cardíaco, debes consumir una dieta con menos de 300 mg de colesterol por día, según afirma la AHA. Los alimentos con gran cantidad de colesterol que debes evitar son carnes, huevos, mantequilla y productos lácteos como leche, queso y yogur. Otros alimentos como hígado, riñón, mollejas, sesos y otras vísceras contienen gran cantidad de colesterol y también se deben evitar.

Más galerías de fotos



Escrito por diana rodriguez | Traducido por vanesa sedeño