Alimentos que debes evitar si tienes rosácea

La rosácea es una enfermedad de la piel que puede parecerse al rubor, haciendo que las mejillas, la nariz o la barbilla se vean enrojecidas.

La rosácea es una enfermedad de la piel que puede parecerse al rubor, haciendo que las mejillas, la nariz o la barbilla se vean enrojecidas.

Si tienes la cara enrojecida, incluso cuando no estás haciendo ejercicio o te sientes avergonzado, podrías tener rosácea. Se estima que unos 16 millones de estadounidenses sufren de esta condición, que aparece con mayor frecuencia en las personas de 30 años o más. Sus síntomas incluyen enrojecimiento en la nariz, mejillas y la barbilla; con o sin granos; vasos sanguíneos pronunciados y ojos enrojecidos, irritados, inyectados en sangre, según National Rosacea Society. Aunque no existe cura para la rosácea, puedes controlar tus síntomas con medicamentos antiinflamatorios recetados y evitando los factores desencadenantes en ciertos alimentos.

Alimentos secos o fermentados

Los alimentos secos o fermentados son ricos en histamina y son desencadenantes comunes de la rosácea. Los frutos secos, como los albaricoques secos, dátiles, ciruelas pasas o higos pueden causar una reacción. Debes evitar las carnes en escabeche o ahumadas, salsa de soja, chucrut, kimchi y los quesos curados o fermentados como el queso azul. También debes evitar el Roquefort y el queso parmesano.

Alimentos que contienen vinagre

Los alimentos que contienen vinagre también son altos en histamina y pueden causar brotes de rosácea. La salsa de tomate, mayonesa, pepinillos, remolacha en vinagre, salsa de chile, aceitunas y condimentos contienen vinagre y pueden empeorar los síntomas de la rosácea.

Alimentos picantes

Cuando se trata de la rosácea, la comida picante es un culpable común. Debes evitar cualquier alimento que contenga especias desencadenantes, como la pimienta blanca, negra o roja, curry en polvo o pimentón. Las especias que puedes utilizar como sustitutos incluyen el comino, el orégano, canela salvia, cilantro, albahaca o tomillo. No tienes que sacrificar el sabor para evitar la rosácea, sólo tienes que evitar los alimentos picantes, que causan el enrojecimiento.

Alimentos calientes

Los alimentos muy calientes pueden agravar la rosácea. Eso no significa que necesites cambiar a una dieta de helado o sopa fría, sin embargo, instituir algunos cambios, como esperar a que tu comida se enfríe un poco en vez de comerla recién salida del horno, o limitar las tazas de café caliente que bebes, puede ser la diferencia entre la piel clara y las pústulas de color rojo brillante.

Evita el alcohol

Trata de limitar tu consumo de alcohol para disminuir la gravedad o frecuencia de los brotes de rosácea, o evítalo por completo. La cerveza y el vino son muy altos en histamina, que causa los síntomas de la rosácea.

Frutas y vegetales

Algunas verduras son ricas en histamina y debes evitarlas si causan una reacción. Estas incluyen el aguacate, berenjena, champiñones, espinaca y tomates. National Rosacea Foundation también recomienda evitar los cítricos, bananas y ciruelas rojas.

Peligros lácteos

Se ha descubierto que el chocolate y la vainilla también provocan rosácea. El yogur y la crema agria también son causas comunes. Si encuentras que alguno de estos alimentos causa un brote, lo mejor es eliminarlos de tu dieta para evitar una reacción.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie crowe | Traducido por barbara obregon