Alimentos que debes evitar si has sido diagnosticado con Tuberculosis

La tuberculosis o TB es una enfermedad causada por una bacteria que afecta principalmente a tus pulmones. La tuberculosis no es común en los Estados Unidos, gracias a efectivos medicamentos y vacunas, afirma el Centro Médico de la Universidad de Maryland (UMMC). Sin embargo, desde la epidemia de VIH/SIDA han aparecido más casos. Los potenciales síntomas de TB incluyen glándulas inflamadas, dificultad para respirar, pérdida de peso, tos, fiebre y escalofríos. Además de descanso y medicación, una dieta saludable, restringida en ciertos ingredientes, puede fomentar tu recuperación.

Alimentos grasosos

Los alimentos grasosos, como la carne y el pollo fritos, el tocino, las papas fritas y aros de cebolla, aportan enormes cantidades de grasas saturadas, asociadas con altos niveles de colesterol y un mayor riesgo de sufrir de diabetes y enfermedad coronaria. Las comidas grasosas también pueden exacerbar los íntomas de la TB, como diarrea, retortijones abdominales y fatiga, asegura la World Health Organization. Esto es problemático por varios motivos, ya que la diarrea puede conducir a una deshidratación grave y más complicaciones. Para mejores resultados, escoge alimentos al horno, a la plancha y al vapor preparados sin mantequilla, quesos grasosos o salsas cremosas.

Ácidos grasos trans

Los ácidos grasos trans, o grasas trans, son grasas creadas por un proceso a través del cual se añade hidrógeno a un aceite vegetal. A diferencia de los aceites vegetales de los que estas grasas derivan, las grasas trans causan niveles poco saludables de colesterol e inflamación. Eliminar los ácidos trans de tu dieta puede ayudar a reducir los síntomas de la tuberculososis, asegura el UMMC. Para evitar estas grasas nocivas, no consumas margarina, galletas comercialmente preparadas, pasteles y productos de repostería, ya que son todos alimentos que tienen aceite parcialmente hidrogenado como ingrediente. Reemplaza estos alimentos, normalmente secos y de bajo poder nutritivo, por alimentos frescos, como frutas y vegetales, para obtener más beneficios.

Carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados, como la harina y el azúcar aportan calorías vacías, es decir, calorías sin valor nutritivo. Aunque cantidades pequeñas de carbohidratos refinados no producen daño, en particular si la ingesta de fibras está restringida por una diarrea, la UMMC recomienda que la mayoría de los pacientes con tuberculosis eviten estos alimentos par un mayor bienestar y reducción de los síntomas. Las fuentes comunes de carbohidratos refinados incluyen panes enriquecidos, cereales, pasta y productos de pastelería, arroz instantáneo y bebidas y alimentos ricos en azúcares añadidos, como las gaseosas, golosinas, sorbetes, coberturas de repostería, jarabe para panqueques, mermelada y jalea. Para más beneficios, reemplaza las fuentes de carbohidratos refinados por comidas ricas en fibra, como granos integrales y vegetales almidonosos.

Cafeína y alcohol

La cafeína y el alcohol pueden hacer que el descanso y el sueño sean difíciles, lo cual puede retrasar la recuperación de una tuberculosis. El exceso de consumo de cafeína o alcohol también puede tener un efecto diurético que te privará de fluidos, y evitará que consumas bebidas más saludables como agua, leche baja en grasas o jugos de fruta. La UMMC recomienda que los pacientes con tuberculosis consuman té verde descafeinado, una valiosa fuente de antioxidantes, en lugar de té verde regular para un mayor bienestar.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por mike tazenda