Alimentos que no debes consumir durante un plan de alimentación renal diabética

La diabetes tipo 2 es la causa principal de las enfermedades renales, y hasta el 40 por ciento de los pacientes diabéticos desarrollan insuficiencia renal, según el Harvard's Joslin Diabetes Center. Los niveles de azúcar elevados dañan los vasos sanguíneos y los nervios que respaldan la función del riñón. Estabilizar los niveles de glucosa en sangre y consumir una dieta con alimentos que no afecten a los riñones puede desacelerar el avance de la enfermedad renal y retrasar la necesidad de someterte a tratamientos con diálisis.

Sodio

La dietas para los pacientes que sufren de diabetes y de enfermedades renales limitan el consumo de sodio para ayudar a reducir la presión arterial. Una de las consecuencias de los niveles elevados de glucosa crónicos es el debilitamiento de los vasos sanguíneos, de modo que los pacientes que sufren de diabetes tienden a sufrir daños nerviosos (neuropatía) e insuficiencia en los órganos. Con el paso del tiempo, el flujo de sangre resulta insuficiente, y como la sangre es la responsable de transportar oxígeno y nutrientes celulares vitales, sin el flujo sanguíneo apropiado, los órganos no pueden funcionar. Además, los riñones regulan el equilibrio de fluidos corporales. El exceso de sodio logra que el cuerpo retenga agua, situación que puede provocar un edema: inflamación dolorosa en las extremidades.

Hidratos de carbono con gran cantidad de potasio

Si realizas una dieta apta para diabéticos, es probable que tengas que limitar el consumo de hidratos de carbono y elegir carbohidratos con un índice glucémico bajo que generen un mínimo impacto sobre el azúcar en sangre. Aunque los pacientes que siguen una dieta apta para las enfermedades renales no deben disminuir el consumo de estos compuestos, tendrán que evitar los hidratos de carbono que contienen gran cantidad de potasio. Las frutas con gran cantidad de este compuesto incluyen plátanos, melón, kiwi, nectarina (nectarina), naranja, papaya y frutos secos. Las verduras con alto contenido de potasio incluyen col de Bruselas (Brussels sprouts), remolacha (beet), espinaca, tomate, calabaza (pumpkin) y batata. Un cambio importante que se produce en la dieta que debe ingerir un paciente diabético con enfermedad renal es comenzar a consumir granos refinados en lugar de integrales. Aunque la fibra en los granos integrales reduce la absorción de glucosa en el torrente sanguíneo, la gran cantidad de potasio en el arroz integral y en los granos no refinados es demasiado alta para que la puedan procesar los riñones dañados. También se debe consumir pan y arroz blanco.

Productos lácteos

Los niveles elevados de potasio, fósforo y calcio en los productos lácteos limitan el consumo de queso, yogur y leche en un plan de alimentación renal diabética. Aunque a menudo se recomienda que los pacientes diabéticos elijan productos lácteos bajos en grasa, durante un plan dietario renal diabético debes evitar la mayoría de los productos lácteos. Puedes usar crema no lactosa en el café, crema batida no lactosa sobre una fruta como refrigerio o postre y un sustituto de la leche, como leche de arroz, para consumir cereales fortificados con hierro en el desayuno. Se puede consumir queso cottage y postre sorbete con moderación, pero utiliza aceite de oliva en lugar de mantequilla, y tratar de consumir menos de 8 oz de productos lácteos por día.

Proteína

Digerir y procesar proteínas puede dañar los riñones. Por lo tanto, la mayoría de los planes alimenticios renales limitan el consumo de proteínas. Tanto los pacientes diabéticos como aquellos que sufren enfermedades renales corren mayor riesgo de sufrir colesterol alto, endurecimiento de las arterias y enfermedades cardíacas. Un plan de alimentación renal diabética incluye el consumo de pequeñas cantidades de proteína de alta calidad que contengan pocas grasas saturadas. Alimentos como mariscos, aves de corral, huevos y pescado con gran cantidad de ácidos grasos omega-3 son opciones ideales de proteínas para incorporar en esta dieta especial. Los pacientes que sufren enfermedades renales, a diferencia de los diabéticos, también deben limitar las proteínas de las legumbres y los frutos secos debido al gran contenido de potasio. Limitar la ingesta de proteína sólo se reduce a los pacientes renales que aún no se someten a la diálisis; una vez que comienza este tratamiento, aumenta la necesidad de consumir proteína.

Más galerías de fotos



Escrito por maura shenker | Traducido por vanesa sedeño