Alimentos que se deben evitar con un hígado malo

El hígado cumple un rol vital en la regulación de la digestión, ejecutando tu metabolismo y sacando de tu cuerpos las partículas nocivas o los productos químicos. Cuando el hígado está dañado, es incapaz de convertir eficientemente los nutrientes en los alimentos del mismo modo que lo hace un hígado sano, que resulta en un daño permanente si no se tiene cuidado. Seguir una dieta nutritiva y evitar los alimentos que agitan al hígado, es importante para mantener la salud del hígado y la calidad de vida.

Alimentos de origen animal

Un hígado dañado es incapaz de metabolizar las proteínas correctamente y descomponer los aminoácidos producidos en el cuerpo para consumir los alimentos de origen animal. Evita la carne roja, como la carne de bisonte. Además, debes eliminar o limitar el consumo de huevos y de productos lácteos. Se podrían incluir productos lácteos como leche, queso y yogur. La proteína es importante en la nutrición general, así que opta por las carnes de aves de corral y las fuentes de proteínas no cárnicas como los frijoles y las nueces. También puedes considerar probar los productos basados en plantas como la leche de soja.

Alimentos altos en sodio

La sal contiene sodio, que no procesa completamente un hígado dañado. Los alimentos enlatados, incluyendo sopas, carnes o vegetales, son altos en sal y azúcar, que causan hinchazón abdominal y retención de fluidos. Seguir una dieta baja en sodio es óptimo para prevenir más daños en el hígado, así como una inflamación innecesaria. Usa ajo, pimienta o especias para sazonar los alimentos en lugar de sal.

Alimentos azucarados

Evita los alimentos azucarados como dulces, helados y pasteles y los alimentos salados como papas fritas, que son hidratos de carbono simples con altos niveles de azúcar y sodio, respectivamente. Come alimentos con azúcares naturales y carbohidratos fibrosos, como fresas, naranjas o manzanas, para evitar los niveles insalubres de azúcar y de sodio en el hígado.

Alcohol

Dependiendo de la severidad del daño en el hígado, una oportunidad para la regeneración puede ocurrir si te abstienes de todas las bebidas alcohólicas. El alcoholismo crónico contribuye a la aparición de daños en el hígado porque inhibe la absorción adecuada de nutrientes, forzando el hígado a convertirse en tóxico. Evita beber cerveza, vino o champaña, así como cualquier forma de licor. Toma nota de que algunos analgésicos también contienen alcohol, como el jarabe para la tos.

Más galerías de fotos



Escrito por aubri john | Traducido por maria gloria garcia menendez