Los alimentos que se deben evitar para el pénfigo

El pénfigo es una enfermedad autoinmune más frecuente en adultos mayores de 50 años. Los síntomas incluyen la formación de ampollas a lo largo de las membranas mucosas del cuerpo. Se producen más a menudo en la boca y la garganta, pero también puede ocurrir en la nariz, alrededor de los ojos y en las membranas de la región genital. Los medicamentos inmunosupresores y antibióticos se utilizan para controlar la enfermedad y prevenir la infección. Si te han diagnosticado con ésta enfermedad, habla con un médico acerca de la dieta. Ciertos alimentos pueden agravar tu condición.

Alimentos ácidos y picantes


La salsa fresca y espesa.

Los alimentos ácidos y picantes se deben evitar cuando se tiene un brote de ampollas debido a que los ácidos, la papaína u otros productos químicos que inducen calor en estos alimentos pueden ser muy dolorosos si entran en contacto con las lesiones de la boca. Las frutas y los jugos cítricos, los productos hechos con tomate, los pimientos picantes, el curry y otros ingredientes con picante son sólo algunos de los alimentos que querrás evitar durante este periodo.

Familia de la cebolla y el ajo


Cabezas frescas de ajo.

La fundación Internacional de Pemphigus informa que los alimentos de la familia de la cebolla y el ajo incluyendo las cebolletas (chives), los puerros (leeks) y los chalotes (shallots) pueden empeorar el estado en algunos casos. Los estudios informados en el ejemplar de "Archivos de dermatología" de Noviembre de 1998 examinaron los alimentos que contienen un compuesto llamado tioles, un químico que está presente también en los medicamentos para inducir la enfermedad. Los resultados de los estudios mostraron que cuando la gente con ampollas en la piel eliminan estos vegetales en sus dietas, experimentaron una disminución de los síntomas. Por eso cuando volvieron consumir estos vegetales y los alimentos relacionados, la condición de la piel empeoró.

Taninos


Cuchara llena de moras azules (blueberries).

Los taninos son sustancias que se encuentran en una amplia variedad de alimentos y bebidas de color oscuro, incluido el vino tinto, los refrescos de cola, las bayas, las uvas, las berenjenas, también en los plátanos, los aguacates (avocados), las manzanas y las peras (pears). Un medicamento llamado penicilamina también lo contiene y puede producir los síntomas del pénfigo en algunas personas, de acuerdo con los "Archivos de dermatología" (Archives of Dermatology). Quizás no necesites evitar todos los alimentos que contienen taninos, dependiendo de la condición individual y el nivel de taninos de cada alimento. Consulta a tu médico para obtener más instrucciones a la hora de limitar el consumo de ésta sustancia en relación con el pénfigo.

Fenol


Tomates frescos.

El fenol es otro término para el ácido carbólico, un compuesto que se produce naturalmente en algunos alimentos y se añade a los demás en forma sintética. Los edulcorantes artificiales, así como los tomates, las papas y mangos contienen pineno que es otro tipo de fenol y pueden empeorar los síntomas del pénfigo. No todos los alimentos te afectarán de la misma manera; escribe un un diario para llevar la cuenta de lo que vas eliminando de tu dieta y determina qué alimentos debes dejar de comer cuando empiezan los síntomas de la enfermedad.

Comida dura y crocante


Pan crujiente.

Los alimentos que son duros, con bordes afilados o con corteza crocante como las papas fritas o el pan crujiente, se deben evitar durante el período activo de formación de ampollas. La razón para evitar en este caso es poder comer más cómodamente y reducir el riesgo de lesionarte más. Los alimentos con cortezas filadas que raspan contra la boca y la garganta cuando comes pueden romper las ampollas y abrir las heridas que se están curando, dejándote con dolor y más susceptible a la infección.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por jose fortunato