Los alimentos que se deben evitar si tienes TOC o ataques de pánico

El trastorno de pánico y el trastorno obsesivo-compulsivo o TOC, son tipos de trastornos de ansiedad. Estas condiciones pueden causar ataques de pánico, comportamientos compulsivos y pensamientos obsesivos, y a veces resultan en un efecto incapacitante en la vida de la persona. Estos trastornos se pueden tratar con una combinación de medicamentos y psicoterapia. Evitar ciertos alimentos y seguir una dieta que haga hincapié en alimentos integrales ricos en nutrientes también puede ayudar a controlar los síntomas de un trastorno de ansiedad.

Alimentos azucarados

Comer alimentos que contengan mucha azúcar agregada, como bebidas azucaradas, caramelos y otros dulces, aumenta los niveles de glucosa en la sangre, dando lugar a un estado de ánimo alterado temporalmente. Para algunas personas, la oleada estimulante del alto nivel de azúcar puede causar síntomas de ataque de pánico. Una vez que los niveles de azúcar en la sangre caen, puede producirse un "ataque", que se caracteriza por un estado de ánimo deprimido o irritable, que puede desencadenar ansiedad en algunas personas. Los alimentos dulces pueden contribuir a la ansiedad, especialmente en personas que son muy sensibles a los efectos del azúcar, incluyendo aquellas con hipoglucemia u otros trastornos de glucosa en sangre. Es importante para las personas con trastornos de ansiedad mantener su azúcar en sangre lo más estable posible comiendo muchos alimentos ricos en nutrientes como frutas, vegetales ricos en almidón y granos integrales.

Los alimentos con cafeína

Para las personas con síntomas de ansiedad graves, como ataques de pánico y comportamientos compulsivos, limitar el consumo de cafeína es una prioridad. La cafeína puede aumentar la ansiedad en algunas personas debido a sus efectos estimulantes sobre el sistema nervioso. Probablemente seas consciente de que el café y las bebidas de cola contienen cafeína, pero es importante tener en cuenta otras fuentes de alimentos con contenido menos obvio de cafeína como el chocolate, el té verde y los refrescos que no sean colas. Ciertos medicamentos también pueden contener cafeína. Según "The Anxiety and Phobia Workbook" de Edmund J. Bourne publicado en 2005, las personas con trastornos de ansiedad deben analizar todas las formas de cafeína en su dieta y tratar de reducir el consumo de cafeína a 100 mg / día o menos. Las personas que son especialmente sensibles a la cafeína deberían evitarla por completo, sugiere Bourne.

Alcohol

A diferencia de la cafeína, el alcohol es un depresivo que produce una sensación de relajación que puede aliviar temporalmente la ansiedad. Sin embargo, con el tiempo, el alcohol, así como las drogas ilegales, puede empeorar la ansiedad y desencadenar ataques de pánico o comportamientos del TOC. Además de sus profundos efectos psicológicos, el alcohol también desestabiliza el azúcar en la sangre e interfiere con el sueño, contribuyendo posiblemente a aumentar la ansiedad. El consumo de alcohol también puede interactuar con los medicamentos usados ​​para tratar los trastornos de ansiedad, lo que hace que sean menos eficaces o causar un efecto sedante peligroso. Por desgracia, el abuso de alcohol y drogas ilegales es común en las personas con TOC. Para tratar adecuadamente un trastorno de ansiedad subyacente, es crucial conseguir el tratamiento adecuado para solucionar un problema de drogas o alcohol.

Alimentos procesados

"The Anxiety and Phobia Workbook", recomienda que las personas con trastornos de ansiedad reduzcan la ingesta de alimentos procesados ​​que estresan el cuerpo debido a los aditivos como la sal y los conservantes. En particular, un aditivo llamado glutamato monosódico, un ingrediente común en los alimentos procesados ​​como sopas, comidas congeladas y comidas rápidas, puede causar nerviosismo y malestar general, según un artículo publicado sobre nutrición y ansiedad por Ilyne Sandas, MA, LP y Christine Siegel, MA, LP. La evidencia anecdótica de que los alimentos procesados ​​pueden contribuir a los problemas de salud mental fue respaldada por un estudio publicado en "The British Journal of Psychiatry" en 2009, que llegó a la conclusión de que una dieta alta en alimentos procesados ​​como cereales refinados, carnes procesadas y postres azucarados contribuye a la depresión en los adultos de mediana edad, mientras que una dieta rica en alimentos integrales como frutas, verduras y pescado resulta protectora para la salud mental.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon george | Traducido por martin santiago