Los alimentos que no se deben comer con cáncer de hígado

El consumo de una dieta rica en nutrientes y saludable es importante cuando tienes problemas de salud graves, como el cáncer. El cáncer de hígado es un tipo de cáncer que afecta el hígado. Los síntomas de este incluyen pérdida de peso, dolor abdominal, vómitos, náuseas, pérdida de apetito y el blanqueamiento de los ojos. Con el fin de reducir o controlar los síntomas, es importante evitar el consumo de ciertos alimentos.

Alimentos ricos en proteínas

Según MedlinePlus, las proteínas no pueden ser tratadas adecuadamente en tu cuerpo cuando sufres de problemas hepáticos. Comer demasiada proteína puede contribuir a la acumulación de residuos tóxicos en el hígado y el cuerpo. Esto puede causar más daño a tu condición de hígado y agravar los síntomas. Puede ser bueno consumir fuentes dietéticas de proteína con moderación. Algunos alimentos son especialmente ricos en proteínas como los productos lácteos, carne, aves, pescado y huevos. Las proteínas vegetales ofrecen una cantidad moderada de proteínas, incluyendo los productos de soya, frijoles y legumbres. MedlinePlus informa que no debes reducir demasiado la ingesta de proteínas porque esto puede llevar a deficiencias de proteínas.

Alimentos con alto contenido graso

Es importante consumir una ingesta moderada de grasa cuando sufres de problemas hepáticos, como la enfermedad hepática y el cáncer de hígado. Consumir demasiados alimentos altos en grasa puede dañar el hígado, que ya está la bajo presión de transformar los alimentos y hacer frente a los tratamientos contra el cáncer. MedlinePlus recomienda que consumas grasas con moderación. Para ello, puede ser bueno limitar la ingesta de alimentos ricos en grasa como pasteles preparados comercialmente, galletas, pasteles, aros de cebolla fritos, papas fritas y patatas fritas.

Alimentos con alto contenido de sal

Comer alimentos con alto contenido de sal puede contribuir o empeorar los síntomas de cáncer de hígado. Según MedlinePlus, la sal puede desencadenar y empeorar los síntomas de la inflamación y la acumulación de líquido en el hígado. Esto se debe a que los actos de sal hacen que tu cuerpo absorba y retenga agua. La sal de mesa es una fuente directa de sal. Otras fuentes de sal incluyen productos envasados ​​y procesados, sopas enlatadas, comidas congeladas y galletas, pasteles y tartas preparados comercialmente.

Más galerías de fotos



Escrito por jill andrews | Traducido por maría j. caballero