Alimentos blandos para adultos mayores

Los alimentos blandos ayudan a los adultos mayores que tienen dificultad para masticar o tragar a seguir teniendo una dieta equilibrada y nutritiva. Los doctores también recomienda los alimentos blandos después de una cirugía de cabeza, cuello o abdomen y para pacientes que están recibiendo tratamientos como la quimioterapia y la radiación. Los alimentos tiernos o blandos ayudan a disminuir la cantidad de masticación y de deglución necesarias para ingerir alimentos. También puedes modificar la textura y consistencia de alimentos más duros para tolerarlos mejor.

Cereales

Comienza tu día con un desayuno de cereales blandos como una tostada o muffins bajos en grasa. Otras opciones sanas incluyen cereales fríos con leche y cereales cocidos, como avena o crema de trigo. La pasta cocida, los fideos y el arroz son cereales versátiles que puedes agregar a estofados, guisos y sopas. Evita los cereales difíciles de masticar como el Kaisersemmel, los grisines, los bagels, los tacos y las palomitas de maíz. Drugs.com también recomienda los cereales integrales y el pan francés, la masa madre, el pan de centeno y el pan pumpernickel.

Frutas y vegetales

Llena tu dieta con frutos frescos más blandos, como la banana, el aguacate, los melones, bayas frescas y duraznos maduros. Los frutos enlatados, como las peras, mandarinas, cócteles de fruta y puré de manzana son otras buenas opciones, pero elige los que están envasados con su propio jugo o sin azúcar agregada. Consume muchos vegetales bien cocidos o hechos puré, como zanahorias o calabazas; ejotes finamente picados y jugos vegetales. Los tomates frescos, las lechugas y las papas en puré, horneadas o hervidas son también fáciles de masticar. Limita el consumo de frutas y vegetales crudos que tengan piel o membrana duras, como las manzanas, piñas, apio, granos enteros de maíz, coco y frutos secos.

Proteína

Elige carnes magras y tiernas, como carne picada magra o lomo de res, de cerdo o carne de pollo. Otras opciones incluyen pescados blandos sin espinas, tofu y mantequilla de maní. Los huevos poché, hervidos o revueltos y las leguminosas en puré son también opciones fáciles de masticar. Disminuye la necesidad de masticar limitando las carnes fritas y duras, el jerky, las salchichas, las nueces y las semillas.

Lácteos

La mayoría de los lácteos son muy nutritivos y fáciles de masticar por naturaleza. Disfruta de la leche descremada o el queso cottage y del queso rallado reducido en grasas. Busca yogur natural descremado, pero evita la granola que lo acompaña.

Extras

Incorpora pequeñas cantidades de grasas sólidas, como manteca, margarina, mayonesa y crema de leche, para darle humedad y sabor a tus platos. Termina tus comidas con un postre liviano, blando y sano. El pastel de ángel, los helados de fruta, los postres helados y los duraznos con helado descremado de vainilla son buenas opciones. Evita los extras duros, como los frutos secos, caramelos duros, papas fritas, snacks y tocino crujiente.

Consejos y consideraciones

Facilita la preparación de los alimentos usando una procesadora para alterar la consistencia de las comidas duras. También puedes picar, cocinar al vapor, guisar o rallar los alimentos duros sin sacrificar su valor nutricional, dice la Colorado State University Extension. Agrega caldo de gallina, res o vegetales y cantidades pequeñas de salsas para ayudar a humedecer los alimentos. Comer platos y snacks más pequeños y con más frecuencia puede también ayudar cuando es difícil masticar, sugiere el University of Michigan Hospital and Health Center. Elige snacks nutritivos para asegurarte de cumplir con tus requerimientos nutricionales. Recuerda consultar a tu médico antes de cualquier nuevo régimen dietario para asegurarte de que sea seguro y efectivo.

Más galerías de fotos



Escrito por thomasine slater | Traducido por mariana palma