Alimentos que ayudan a la recuperación luego de una cirugía

Muchas personas se someten a cirugía de algún tipo durante su vida. Sólo en el año 2007, se estima que 45 millones de cirugías para pacientes hospitalizados se realizaron en Estados Unidos, según los Centers for Disease Control and Prevention. Si te sometes a un procedimiento relativamente simple, como una cirugía dental, o un procedimiento más complejo, como la cirugía cardíaca, el descanso adecuado y una dieta saludable puede ayudar a tu cuerpo a sanar adecuadamente. Para obtener los mejores resultados, busca orientación especifica de tu médico o dietista.

Alimentos ricos en proteínas

Las proteínas proporcionan los aminoácidos, los bloques de construcción de tejido magro. La recuperación después de la cirugía requiere aminoácidos para reparar y reconstruir el cuerpo, y los que se encuentran en el pescado, claras de huevo y pollo pueden ayudar a tu cuerpo a sanar más rápido. Muchas fuentes animales de proteínas también contienen vitamina B12, que ayuda al cuerpo a producir nuevas células sanguíneas. Los alimentos ricos en proteínas también mejoran la capacidad del cuerpo para defenderse de las infecciones y enfermedades que pueden obstaculizar el proceso de recuperación y, ya que tienen un impacto en el azúcar en la sangre, promueven los niveles de energía que mantienes entre las comidas. Otras fuentes de aminoácidos incluyen pavo, carnes magras, productos lácteos bajos en grasa y legumbres, como frijoles, guisantes y lentejas.

Alimentos ricos en vitamina C

La vitamina C es una vitamina soluble en agua que se encuentra en una variedad de alimentos saludables y es un potente antioxidante con beneficios de lucha contra la enfermedad. También ayuda a proteger las células contra sustancias tóxicas conocidas como radicales libres y es necesaria para la cicatrización de heridas, de acuerdo con la Office of Dietary Supplements. Incorpora una variedad de alimentos ricos en vitamina C, como los pimientos rojos, las frutas y jugos cítricos, fresas, kiwi, mango, papaya, melón, verduras de hoja verde, brócoli, coles de Bruselas, tomates, patatas dulces y las papas al horno, con regularidad. Los cereales fortificados, batidos y zumos de frutas mezclados también son fuentes ricas de vitamina C.

Granos enteros

Los carbohidratos proveen la glucosa, principal fuente de energía del cuerpo. Los carbohidratos complejos, tales como granos enteros, también proporcionan cantidades ricas de nutrientes, que sustentan el sistema inmunológico de tu cuerpo, y fibra, que puede ayudar a prevenir o aliviar el estreñimiento mientras te recuperas de la cirugía. El Sol Goldman Pancreatic Cancer Research Center recomienda consumir carbohidratos en lugar de los carbohidratos refinados, como el azúcar, que pueden amortiguar los niveles de energía y contribuir a la fatiga durante el proceso de curación. Ejemplos de alimentos de grano entero nutritivos son panes de grano entero, arroz integral de grano largo, arroz salvaje, sopa de cebada, avena y las palomitas de maíz.

Alimentos ricos en hierro

Alimentos ricos en hierro como el hígado, las almejas y carne son importante para la optimización de tu contenido de hemoglobina y el aumento de tus reservas de hierro antes de la cirugía para compensar la pérdida de sangre durante el procedimiento. La hemoglobina es la proteína en las células rojas de la sangre que transporta el oxígeno a los tejidos, y este oxígeno es esencial para el metabolismo celular y la curación después de la cirugía. Un estudio publicado en "Transfusion Medicine" , mostró que las personas que recibieron un suplemento de hierro antes de la cirugía tenían un recuento de hemoglobina mayor de una semana después de la cirugía que el grupo que no tomó un suplemento. Sin embargo, consulta con tu profesional de la salud antes de añadir un suplemento de hierro a tu dieta antes de la cirugía.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por mariela rebelo