Alimentos que ayudan a los niños pequeños a ganar peso

El peso corporal bajo, también conocido como retraso del crecimiento en niños de 2 años o menos, puede conducir a graves consecuencias. De acuerdo con expertos en el Lucile Packard Children's Hospital en Stanford, los niños pequeños que no aumentan de peso adecuado o crecen lo suficiente pueden sufrir de irritabilidad, fatiga y retraso en el desarrollo. Investigadores de la Nutrition Foundation of India, en Nueva Delhi, encontraron que los niños en edad preescolar que no reciben una nutrición adecuada están en riesgo de depresión e infecciones. Una dieta sana y equilibrada es importante para los niños con bajo peso. La incorporación de determinados alimentos en la dieta de tu hijo puede beneficiarle en el proceso de aumento de peso.

Leche y queso

La leche y el queso son ricos en calorías y grasas y pueden servir como agentes en los alimentos de aumento de volumen para los niños. También proporcionan nutrientes, como la vitamina D y calcio, que son importantes para el crecimiento y el bienestar infantil. Añade queso rallado o queso crema al pan tostado y queso en rodajas a las galletas y sándwiches. Utiliza leche entera o con 2 por ciento de leche en lugar de agua en cereales calientes, puré de papas, sopas y chocolate caliente. Considera la leche o licuados a base de yogur como una opción valiosa y versátil para tu hijo. Añade frutas variadas e incluso verduras para obtener los mejores beneficios nutricionales.

Carbohidratos complejos

De acuerdo con la dietista pediátrica Jacqui Lowden del Manchester Children’s Hospital, los niños pequeños deben consumir alimentos rico en almidón, como pasta, arroz, pan o patatas, en cada comida. Los granos enteros, aunque ideales para los adultos, pueden contener demasiada fibra para los niños pequeños y llenarlos rápidamente. Elige carbohidratos enriquecidos con almidón que proporcionen energía sin saciedad excesiva. Macarrones y queso es una opción de buena comida, ya que proporcionan carbohidratos con almidón, así como grasa y calcio. La pasta con salsa de tomate proporciona carbohidratos con almidón, así como diversas vitaminas y minerales, como el licopeno y vitamina C. Ten en cuenta que los panes integrales y los cereales se pueden añadir gradualmente a medida que el niño se desarrolla y una vez que ha alcanzado el peso adecuado.

Aguacates (avocados)

Los niños pequeños necesitan más grasa y calorías que los adultos, sobre todo si tienen bajo peso. Los alimentos ricos en grasas saludables, como el aguacate, son ricos en nutrientes e incluyen una buena cantidad de calorías. Aplasta el aguacate y añádelo a batidos, sopas, aderezos, salsas y pastas para untar. Considera la posibilidad de hacer puré de aguacate como un sustituto de mantequilla en los alimentos dulces, como en los brownies, para una opción más nutritiva. Los aguacates afectarán la textura y el sabor ligeramente, pero el resultado es un dulce que ofrece una nutrición positiva.

Mantequilla de maní

Las mantequillas de frutos secos, tales como el maní o la mantequilla de almendra, son una fuente positiva de grasa no saturada, así como de proteína y fibra. Añade mantequilla de nuez a las galletas, pan, galletas o licuados para más calorías y nutrientes. Aunque los frutos secos contienen grasas saludables, son menos ideales, porque son pequeños y podrían obstruir las vías respiratorias de un niño o causar asfixia. Para agregarle diversión a la comida, invita a tu hijo para que te ayude a hacer "hormigas en un tronco" (palitos de apio con mantequilla de maní y pasas) o a cortar su sándwich de mantequilla de maní en forma divertida, como un corazón o un sol. Si tu hijo parece "delicado", pidiendo sándwiches sin corteza y similares, tienes que saber que es importante para tu niño ahora y haz todo lo posible para satisfacer su petición. Lo más probable es que superará esas preferencias.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por esteban arenas