¿Qué alimentos ayudan a evitar los calambres de los músculos y son altos en potasio?

Los calambres musculares pueden ser un impedimento para tus entrenamientos, especialmente si te encuentras en medio de un ejercicio cardiovascular como la natación o correr. Y aunque que no son físicamente debilitantes, pueden constantemente interrumpir el ritmo y flujo de tu rutina. Estos calambres pueden suceder por varias razones, incluyendo el sobre uso de tus músculos, deshidratación, falta de minerales y mala circulación de sangre a tus músculos. Afortunadamente, existen maneras para preparar a tu cuerpo antes de un entrenamiento para ayudar a reducir las probabilidades de que te den estos calambres.

Potasio

Una de las causas principales de los calambres es la falta de minerales, como el potasio. Una falta de este mineral puede causarte un desbalance de electrolitos en los músculos, lo que hará que tus músculos sufran calambres. Para protegerte de esta falta de balance, intenta comer algunos alimentos altos en potasio antes de realizar tus ejercicios. Los alimentos altos en potasio incluyen los plátanos, papas horneadas con cáscara o pasas, habas y salsa de tomate.

Magnesio y calcio

La deficiencia de magnesio y calcio puede también llevar a los calambres musculares y es normalmente la principal causa de los calambres por la noche, Despertar por la noche a causa de un espantoso dolor de "caballo" es una horrible manera de interrumpir tus sueños, pero añadir alimentos ricos en magnesio y calcio puede ayudar a prevenirlo. Los alimentos como los frijoles negros, brócoli crudo, hipogloso, semillas de calabaza y espinaca cocida, son alimentos altos en magnesio y los productos lácteos como la leche, yogur y queso le darán una buena dosis de calcio a tus músculos.

Agua

Además de de mantener un balance en tus niveles de minerales, el mantenerte hidratado es una garantía de prevenir los calambres. Considerando que tu cuerpo es en su mayoría agua, es seguro asumir que tus músculos también lo son. Cuando te ejercitas, tu cuerpo está constantemente sudando y se puede deshidratar fácilmente y puede traerte los calambres. La manera más sencilla de combatir este escenario es beber mucha agua durante el día, especialmente antes y durante una sesión de ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por bryan lutz | Traducido por glen boyd