Alimentos que ayudan a combatir la apnea del sueño

En griego, la palabra "apnea" significa "sin aliento". La apnea del sueño es una condición que hace precisamente eso: interrupciones repetidas de la respiración durante el sueño. Más de 18 millones de adultos estadounidenses la padecen, según la National Sleep Foundation, muchos de los cuales tienen sobrepeso. Además de no fumar, evitar el alcohol y dormir sobre tu lado, una dieta saludable que apoye el control de peso puede ayudarte a aliviar tus síntomas. Para obtener los mejores resultados, busca orientación especificada de tu médico o dietista.

Frutas y verduras

Las frutas y vegetales, como alimentos relativamente bajos en calorías y ricos en nutrientes y en fibra, pueden ayudar a controlar tu peso. Dado que la fibra promueve la saciedad, intenta disfrutar de frutas y verduras frescas en lugar de bocadillos ricos en calorías que te sacian menos, como galletas y dulces. Sin contar a los plátanos, los que pueden aumentar tu producción de moco y empeorar tus síntomas, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center (UMMC), incorpora una variedad de colores y tipos en tu dieta general. Algunas frutas y verduras particularmente altas en fibra son las frambuesas, los cítricos, las peras, las manzanas, las alcachofas, el brócoli, el repollo, las verduras de hojas verdes, las coles de Bruselas, las patatas dulces y la calabaza de invierno.

Productos lácteos bajos en grasa

Los productos lácteos bajos en grasa proporcionan cantidades significativas de calcio, vitamina D y proteínas, lo que fomenta el equilibrio de azúcar en tu sangre y la saciedad entre comidas. Una forma útil de reducir tu consumo de calorías y controlar tu peso, de acuerdo con "Snoring and Sleep Apnea: Sleep Well, Feel Better" (Los ronquidos y la apnea del sueño: duerme bien, siéntete mejor), de Ralph A. Pascualy y Sally Warren Soest, implica intercambiar productos lácteos con alto contenido calórico, como la leche entera y el queso cheddar, por equivalentes bajos en calorías, como leche descremada y queso mozzarella parcialmente descremado. En recetas y bebidas calientes como el café, reemplaza la crema espesa con leche baja en grasa; en lugar de consumir pastel de queso o helado como postre, puedes disfrutar de un tazón de yogur bajo en grasa con fruta.

Granos enteros

A diferencia de los granos refinados, los granos enteros han conservado fibra y nutrientes valiosos durante su procesamiento. Por lo tanto, pueden ayudarte a mantenerte saciado por más tiempo, mantener la regularidad digestiva y satisfacer tus necesidades diarias de fibra. Los alimentos ricos en fibra te pueden ayudar a controlar tu peso y, potencialmente, reducir los síntomas de la apnea del sueño, de acuerdo con el UMMC. Para obtener los mejores resultados, reemplaza los panes, cereales, pastas y bocadillos bajos en fibra con alimentos 100% de grano entero. Algunos ejemplos son panes integrales, cereales fríos, espagueti de trigo entero, cebada perlada, arroz salvaje, arroz integral, avena tradicional y palomitas de maíz.

Aceites vegetales

Los aceites de origen vegetal contienen grasas no saturadas que ayudan a la absorción de nutrientes, la función cerebral y la salud del corazón. Si tienes sobrepeso y sufres de apnea del sueño, el UMMC recomienda reemplazar las fuentes de grasas saturadas, como la mantequilla y la margarina, por alternativas más saludables, como aceite de canola y aceite de oliva. Cuando se consumen en exceso, las grasas saturadas pueden aumentar la inflamación y aumentar el riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón. Trata asar el pan de grano entero en cantidades ligeras de aceite de oliva en lugar de llenarla con mantequilla. Al hornear, utiliza una cantidad moderada de aceite de canola. Otras variedades de aceite de origen vegetal son el aceite de cártamo, de girasol y de linaza.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por gerardo núñez noriega