Alimentos antivirales

Los virus son agentes microscópicos que replican las células corporales y son los responsables de un grupo de infecciones y enfermedades, como varicela, SIDA y resfríos. Aunque las infecciones bacterianas se pueden tratar con antibióticos, las virales no. En cambio, las infecciones virales se alivian según el estado del sistema inmunológico de cada paciente. Puedes tomar algunas medidas alimenticias para prevenir o tratar varias afecciones virales comunes.

Frutas y verduras

Las frutas y verduras proporcionan una variedad de vitaminas, minerales y antioxidantes, nutrientes que fortalecen al sistema inmunológico. De acuerdo con el experto en salud natural, Andrew Weil, MD, una dieta con abundante cantidad de frutas y verduras puede ayudar a prevenir una variedad de infecciones y enfermedades, como el resfriado común. Las frutas y verduras que aportan beneficios al sistema inmunológico incluyen cerezas (cherries), fresas (berries), tomates, naranjas, toronjas (grapefruit), jugos cítricos, plátanos, brócoli, col rizada (kale), espinacas, coles de Bruselas (Brussels sprout) y repollo (cabbage). Elige frutas y verduras frescas con más frecuencia, ya que ofrecen el mayo contenido de nutrientes. Incorpora una variedad de estos alimentos en tu dieta diaria para obtener los mejores resultados posibles. Como las infecciones virales pueden generar la pérdida de apetito, puedes servir sopas como una opción valiosa y puede ocurrir en la afiliación con un virus o infección viral, sopas pueden servir como una opción valiosa y adecuada de energía, calorías y nutrientes.

Sopa de pollo

Las infecciones del tracto respiratorio superior, como los resfriados comunes, no tienen una cura conocida. Sin embargo, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlar, prevenir y tratar estas infecciones. Según la información del Hall Health Medical Care Center, en Seattle, está demostrado que consumir sopa de fideaos de pollo reduce la inflamación, incrementa la necesidad de hidratarse y combate la congestión nasal asociada con las infecciones en el tracto respiratorio superior. Para reducir o prevenir las infecciones virales que implican generan inflamación y congestión, consume sopas a base de caldo, como fideos de pollo, con regularidad o cuando experimentas los síntomas. Evita las sopas cremosas y en conserva, ya que a menudo contienen grasas saturadas o grasas trans y aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y de otro tipo. Las sopas caseras o naturales son ideales, sobre todo las que incorporan diversas hortalizas. Cuando prepares sopas en tu hogar, elige fideos o arroz integrales en lugar de la pasta enriquecida para obtener aún mejores beneficios nutricionales

Probióticos

Los probióticos son bacterias saludables que se encuentran en diversos alimentos y actúan de manera similar a las que se producen de manera natural en el cuerpo. Según la información de University of Maryland Medical Center, los probióticos promueven la salud digestiva e inmunológica de los pacientes que sufren de infecciones virales severas, como la hepatitis viral. Las fuentes valiosas de probióticos incluyen yogur, kéfir, suero de leche, productos de soja fermentada, chucrut y encurtidos. Para reducir o prevenir los síntomas digestivos que se producen debido a las infecciones virales, incorpora en tu dieta una variedad de fuentes de alimentos probióticos. Si sientes que corres riesgo de sufrir una infección o una enfermedad viral grave, o si ya la padeces, ten en cuenta las medidas preventivas alimentarias sólo son un aspecto potencial del tratamiento, de modo que también debes recibir atención médica.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por vanesa sedeño