Alimentos que actúan como antibióticos naturales

El médico griego Hipócrates, considerado por muchos como el "padre de la medicina occidental", una vez dijo "que tu medicina sea tu alimento y el alimento tu medicina". Ciertos alimentos se consideran alimentos funcionales, lo que significa que contienen propiedades sanadoras por encima y más allá de su valor nutricional. Los alimentos pueden estimular la función inmune, lo que aumenta la resistencia a las infecciones e inhibe la acción de los microorganismos patógenos.

Frutas y verduras

Las frutas y verduras son ricas en vitamina C, un nutriente soluble en agua esencial para combatir las infecciones. La vitamina C ayuda a fortalecer al sistema inmune y aumenta la resistencia a las infecciones. Entre las mejores fuentes de vitamina C se incluyen las fresas (strawberries), las piñas (pineapples), el kiwi, los cítricos, la sandía (watermelon), el melón (cantaloupe), el brócoli (broccoli), la col (cabbage), la col rizada (kale) y el coliflor (cauliflower).

Lima

Según el libro "Healing Foods", el jugo de lima tiene un efecto antibiótico natural y ha demostrado su efectividad contra el desarrollo del cólera, una enfermedad bacteriana en los intestinos.

Ajo (garlic) y el género Allium

El ajo es muy conocido por el compuesto alicina, que tiene efectos antibacteriano y antifúngico. Según un estudio de D.C.J. Maidment, publicado en la edición de 1999 de la revista "Nutrition and Food Science", el aumento en la concentración de ajo redujo la cantidad de bacterias de los microorganismos Escherichia coli y Staphylococcus albus. Sin embargo, vale la pena destacar que el efecto antibacteriano del ajo se redujo luego de los 30 minutos de exposición al calor. Además del ajo, los miembros del género Allium mostraron efectos antibióticos. Entre ellos se incluyen las cebollas (onions), los puerros (leeks), los chalotes (shallots) y los cebollinos (chives).

Rábano rusticano (horseradish)

Según el libro "Healing Foods", el rábano rusticano brinda protección contra las enfermedades transmitidas por los alimentos. El químico picante isotiocianato de alilo, formado cuando se corta el rábano rusticano, es el agente activo responsable de los efectos antibacterianos mencionados.

Aceite de coco (coconut oil)

La Dra. Mary G. Enig, nutricionista y bioquímica, sostiene que los ácidos grasos de cadena media que se encuentran en el aceite de coco tienen efectos antibacterianos, antivirales y antiprotozoarios. Según el libro "Healing Foods", los ácidos grasos de cadena media presentes en el aceite de coco, en especial el ácido láurico, ayudan a destruir los agentes patógenos al disolver los lípidos y fosfolípidos en la envoltura grasa que los rodea, lo que resulta en su desintegración. La única fuente abundante de ácido láurico es la leche materna humana.

Aceite de orégano

El aceite de orégano tiene efectos antibacterianos y antifúngicos. Según el libro "Healing Foods", los ingredientes activos timol y carvacrol del aceite de orégano han demostrado inhibir el crecimiento de dos bacterias que suelen estar asociadas con las infecciones cutáneas: Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus.

Canela (cinnamon) y miel

La canela es un buen agente antifúngico y antibacteriano. Conforme el libro "Alternative Medicine: The Definitive Guide", las propiedades curativas de la canela se encuentran en los aceites esenciales de su corteza. Mezcla canela y miel para un efecto antibiótico completo. El Dr. Nizar Haddad, director de la Bee Research Unit en el Agricultural Research and Technology Transfer de Jordania, sostiene que la miel se ha utilizado durante más de 2.000 años para inhibir el crecimiento de bacterias y hongos. Se trata de un alimento activo contra al menos 60 cepas de bacterias, entre las que se incluyen bacterias Gram positivas y negativas.

Más galerías de fotos



Escrito por reem h. ibrahim | Traducido por valeria d'ambrosio