Alimentos con ácido fumárico

El ácido fumárico es un aditivo alimentario común incluido en muchos alimentos procesados ​​para mantenerlos estables y para añadirles acidez. La sustancia tiene un sabor más amargo que el ácido cítrico, otro aditivo alimentario común. El ácido fumárico se produce naturalmente en fumaria, setas boletus, líquenes y musgo de Islandia. Como un aditivo, el ácido fumárico se produce sintéticamente, principalmente a partir del ácido málico de las manzanas. El ácido fumárico como aditivo está regulado bajo el Código Alimentario de la Norma General para los Aditivos Alimentarios (NGAA, por sus siglas en inglés), que es una colección de normas reconocida internacionalmente.

Productos lácteos

El ácido fumárico se incluye en muchos productos lácteos. Estos incluyen bebidas lácteas tales como: leche con chocolate, cacao, ponche de huevo, leche condensada y bebidas de proteínas de suero de leche. También se puede añadir a la nata, la leche, la crema y leche en polvo y la nata análoga (sustituta). El ácido fumárico se añade a productos de queso, incluyendo el queso fundido y los sustitutos del queso. Postres lácteos, tales como el budín, yogur de sabor y sorbetes pueden incluir ácido fumárico también. Las grasas para untar lácteas y las mezclas para untar pueden incluir ácido fumárico, y también los huevos en conserva y los postres a base de huevos, como las natillas.

Frutas, vegetales, frutos secos y semillas

El ácido fumárico se añade a algunas frutas y hortalizas elaboradas, incluidas las versiones secas, en conserva, congeladas y cocidas. La categoría de vegetales procesados ​​incluye no sólo a las verduras estándares verdes y amarillas, sino también las setas, tubérculos, legumbres, aloe vera y algas. Los frutos secos y las semillas elaboradas también pueden incluir ácido fumárico, así como sus derivados para untar.

Panificados y granos

Los alimentos horneados, dulces y otros productos de granos pueden incluir ácido fumárico. Estos incluyen dulces, elementos de pastelería, refrigerios, cereales de desayuno, pastas y fideos precocidos. Los postres a base de almidón, como el arroz con leche y el pudin de tapioca también pueden contener ácido fumárico, así como los productos de manteca para condimentar pollos, pescados o verduras.

Carnes procesadas y alimentos mezclados

Las carnes procesadas, las ensaladas y otros platos pueden contener ácido fumárico. Las cremas para untar y las carnes frías, además de las conservas de carnes, aves y pescados pueden tener este aditivo. Las sopa y caldos, así como los productos de soja, también pueden contener ácido fumárico. Las ensaladas procesadas como las ensaladas de papas o macarrones pueden contener ácido fumárico.

Bebidas y condimentos

El ácido fumárico está permitido como aditivo en bebidas alcohólicas, incluyendo cervezas, bebidas de malta, sidra, vino, refrescos de vino y bebidas de bajo contenido alcohólico. También se añade a ciertos condimentos incluyendo la mostaza, el vinagre, salsas y edulcorantes.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley moore | Traducido por agustina dowling