Los alimentos con abundante cantidad de vitamina C ofrecen beneficios para la piel

A diferencia de prácticamente el resto de los mamíferos, los primates superiores, categoría a la que también pertenecen los seres humanos, no sintetizan la vitamina C. Por lo tanto, se debe obtener a partir de los alimentos de forma regular. Además de fortalecer el sistema inmunológico, esta vitamina es esencial para proteger, sanar y cuidar la piel y otros tejidos conectivos. El aspecto saludable de la piel depende de diversos factores, pero sin ninguna duda, consumir alimentos con abundante vitamina C es una ventaja.

Cantidades recomendadas

La vitamina C es un compuesto soluble en agua, de modo que, como no queda almacenada en el cuerpo durante mucho tiempo, se debe consumir determinada cantidad de este compuesto a diario para satisfacer las demandas del cuerpo. La dosis de vitamina C diaria recomendada para adultos oscila entre 75 y 125 miligramos, según el género y si estás embarazada o en período de lactancia, o si fumas. Los fumadores necesitan más cantidad de esta vitamina para combatir el daño de la oxidación que se produce al inhalar el humo del tabaco. La deficiencia crónica de vitamina C genera escorbuto, condición que se caracteriza por la presencia de daños en los vasos sanguíneos, debilidad en los tejidos conectivos, manchas sobre la piel y pérdida de dientes y cabello.

Beneficios para la piel

La vitamina C es necesaria para producir y reparar el colágeno, una proteína similar al elástico que permite que la piel y otros tejidos conectivos, como los ligamentos y los tendones, se estiren. Hay diferentes tipos de colágeno, aunque los tipos de fibras I y III son los más importantes en una piel saludable. Debido a la falta de producción de esta molécula, la piel se torna más susceptible a la flacidez, las arrugas y los daños microscópicos. Esta vitamina también es importante para la cicatrización de heridas, porque se encarga de formar tejido cicatrizal. Además, como se comporta como un antioxidante poderoso, esta sustancia orgánica protege a los vasos sanguíneos, la piel y otros tejidos de los efectos dañino que generan los radicales libres, productos finales nocivos de ciertas reacciones bioquímicas. Esta capacidad antioxidante de la vitamina C también protege a la piel de la radiación ultravioleta del sol, que daña el ADN y aumenta el riesgo de sufrir cáncer de piel. Además, ofrece propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, de modo que puede minimizar las lesiones dérmicas y combatir infecciones que afecten la piel.

Alimentos con abundante cantidad de vitamina C

Los productos frescos son la mejor fuente de vitamina C. Se sabe que las frutas cítricas son fuentes accesibles de esta vitamina, aunque las frutas más exóticas, como papaya, guayaba (guava) y kiwi, en realidad son fuentes un poco más abundantes. El contenido de vitamina C en frutas y verduras depende de las condiciones de crecimiento y maduración de los productos, pero por ejemplo una naranja de tamaño medio contiene aproximadamente 75 miligramos. Otras fuentes ideales de vitamina C incluyen pimientos rojos (red peppers), fresas (strawberries), col de Bruselas (Brussels sprouts) y brócoli.

Recomendaciones

La vitamina C es sensible al calor y se degrada con rapidez si se expone al aire. Pasteurizar y cocinar (al fuego o en el microondas) las frutas y verduras destruye la mayor parte (o por completo) de la cantidad de vitamina C que contienen; de modo que se deben consumir los productos frescos sin procesar para obtener la mayoría de los nutrientes. Si comer frutas o verduras cruda te produce inflamación estomacal, exprime estos alimentos o lícualos para armar un batido.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por vanesa sedeño