Cómo alimentar a un bebé con leche de fórmula

Un bebé viene con muchas responsabilidades, y una de las más importantes es asegurarte de que reciba los nutrientes adecuados y suficientes para comer, ya sea de la leche materna o de una fórmula. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda la lactancia materna, pero los nuevos padres pueden optar por la alimentación con leche de fórmula por una serie de razones, entre ellas un problema físico o médico con la madre o el bebé, el estilo de vida o el nivel de comodidad. Es importante que alimentes correctamente a tu bebé con leche de fórmula para asegurarte de que reciba todo lo que necesita.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Leche de fórmula
  • Biberones
  • Tetinas
  • Agua

Instrucciones

  1. Compra una fórmula que tenga niveles de DHA (ácido docosahexaenoico), ARA (ácido araquidónico) y colina recomendados por los expertos, los cuales son nutrientes importantes que se encuentran en la leche materna, sugiere Enfamil.com. Estos nutrientes son importantes para el desarrollo de la vista y el cerebro de tu bebé. También puedes elegir entre la fórmula fortificada con hierro, la fórmula de leche de vaca, leche de fórmula hipoalergénica y la fórmula de soya basado en las necesidades de tu bebé. Si no estás segura de cuál es la mejor fórmula, habla con el pediatra de tu bebé. No compres cualquier cosa, sino la fórmula básica, a menos que el pediatra te lo haya pedido.

  2. Elige un biberón y una tetina que creas que sean adecuadas para tu bebé. Una tetina con el caudal adecuado para la edad de tu bebé es importante. Las tetinas con los agujeros más pequeños y un caudal más lento son para los bebés más pequeños, y aquellas con agujeros más grandes y un caudal más rápido son para bebés más grandes. Si tu bebé está tranquilo y relajado durante las comidas y parece estar muy contento después, probablemente estás utilizando el biberón y la tetina correcta. Si no, prueba otra marca.

  3. Esteriliza todas las tetinas y los biberones en agua hirviendo durante cinco minutos antes de utilizarlas por primera vez.

  4. Prepara el biberón de acuerdo con las instrucciones del empaque, si estás usando fórmula concentrada líquida o en polvo. Mide la cantidad recomendada de fórmula y mézclala con agua a temperatura ambiente. Si no te sientes cómoda usando agua del grifo (o el pediatra te ha indicado no hacerlo), utiliza agua embotellada o hierve el agua del grifo durante un minuto y déjala enfriar hasta que esté a temperatura ambiente. Un bebé recién nacido por lo general comienza tomando de 2 a 3 onzas de fórmula por comida. Después de un mes, generalmente toma hasta 4 onzas por comida, aumentando a 6 u 8 onzas a los 6 meses, según la Academia Estadounidense de Pediatría.

  5. Calienta el biberón si tu bebé prefiere la fórmula más caliente que a temperatura ambiente. Coloca el biberón durante unos minutos en una olla de agua caliente que esté retirada de la fuente de calor o utiliza un calentador de biberones para entibiar la fórmula. No utilices el horno microondas, ya que puede crear "puntos calientes" en el biberón y potencialmente quemar a tu bebé.

  6. Agita el biberón y vierte unas gotas de la fórmula en tu muñeca para asegurarte de que está lo suficientemente fría como para que tu bebé pueda beberla. El líquido no debe hacer arder tu muñeca.

  7. Sostén a tu bebé en tu regazo con la cabeza apoyada en la curva de tu brazo y un poco más alto que su estómago. Inclina el biberón, así la tetina se llena de leche y la acaricia contra el labio o la mejilla de tu bebé.

  8. Deja de alimentar a tu bebé si se pone quisquilloso y hazlo eructar.

  9. Mezcla más fórmula si tu bebé termina el biberón y todavía parece tener hambre. Los signos de hambre incluyen: mover la cabeza de lado a lado, abrir la boca, sacar la lengua, poner sus manos en la boca, fruncir los labios o frotarlos contra tu pecho; o mover la boca en la dirección de que algo acaricie o toque su mejilla, según KidsHealth.org.

  10. Desecha cualquier fórmula que tu bebé no haya bebido.

Más galerías de fotos



Escrito por tamara runzel | Traducido por erick montesdeoca