Alimentación saludable para tonificar el abdomen

Ninguno de todos los ejercicios cardiovasculares y abdominales en el mundo te dará el mejor abdomen que puedes conseguir a menos que se combine con un plan de alimentación saludable. Si tu objetivo es un abdomen tonificado, prefiere los alimentos ricos en fibra, grasas saludables, proteínas magras y carbohidratos complejos. Estos alimentos te ayudan a sentirte satisfecho por más tiempo y digerir fácilmente. Come cinco o seis veces al día para mantener tu metabolismo activo, y pronto estarás disfrutando de un vientre plano.

Desayuno


Avena y fruta.

Nunca dejes de desayunar. De acuerdo con un estudio en la edición de enero de 2008 del "Journal of Epidemiology", saltarse el desayuno está asociado con malas elecciones de alimentos durante todo el día e incluso con obesidad con el tiempo. Además, el desayuno comienza el metabolismo y puede ayudar a comer menos durante el transcurso del día. Comienza el día con una mezcla saludable de carbohidratos y proteínas magras para mantenerte satisfecho por más tiempo. Prueba una tortilla de clara de huevo con verduras picadas y pan integral tostado o una taza de cereal de salvado rico en fibra acompañado de fruta fresca y yogur. Para evitar la inflamación, prueba avena con fresas en rodajas. Si deseas agregar carne, prueba con una rebanada de tocino, que sólo tiene alrededor de 80 calorías. Si estás en un apuro, pon queso crema bajo en grasa en un bagel de trigo integral y come una manzana o un plátano.

Almuerzo


Pollo y vegetales.

A mitad del día, recarga saludablemente y combate la inflamación. Prueba con jamón y queso en un panecillo inglés. Las proteínas y los granos enteros son fácilmente digeridos y no provocan inflamación. Combínalo con una taza de uvas o una ensalada cargada de verduras picadas. Evita los aderezos libres de grasa, que pueden ser bajos en calorías, pero que no tienen las propiedades saludables para el corazón del aceite de oliva. Si deseas carne, disfruta de 5 onzas de carne magra de pollo a la parrilla, atún escurrido en pan de trigo o salmón a la parrilla en una cama de verduras. La proteína mantendrá tu metabolismo a toda marcha y hará que te sientas satisfecho, de acuerdo a la edición de mayo de 2008 de la "American Journal of Clinical Nutrition".

Cena


Hamburguesa de frijoles negros.

La última comida del día es crucial. Tu metabolismo se desacelera ligeramente en la noche, por lo que es aún más importante comer alimentos que sean relativamente ligeros y fáciles de digerir. Saltea setas, pimientos rojos y cebollas rojas en 1 cucharada de aceite de oliva, a continuación, escurre y coloca sobre una pechuga de pollo de 4 onzas. Añade una taza de arroz integral cocido y disfruta. Si se te antoja una hamburguesa, prueba con una vegetariana: haz una hamburguesa vegetariana de frijoles negros con queso cheddar bajo en grasa en rodajas, a continuación, agrega un rollo de trigo integral tostado. Agrega una ensalada de espinaca, cebolla roja, queso feta y aderezo bajo en grasa a base de aceite. El alto contenido de agua en los vegetales y la proteína en el queso y la carne te llenarán rápidamente, pero no te pesarán.

Colaciones


Yogurt y arándanos.

Las colaciones son una parte crucial de conseguir un abdomen tonificado, de hecho, MedlinePlus.com recomienda seis comidas pequeñas al día para deshacerte de la grasa del vientre post-embarazo. Comer entre comidas puede ayudar a mantener activo el metabolismo y mantener el hambre a raya. Prueba con un puñado de galletas de trigo integral con mantequilla de maní baja en grasa natural o una rebanadas de carnes frías no procesadas y bajas en sodio envueltas alrededor de palitos de queso mozzarella sin grasa para un impulso de energía a media mañana. Por la tarde, prueba un puñado de arándanos con una taza de yogur griego sin grasa o un melocotón grande. Las frutas y hortalizas frescas son bajas en calorías, prácticamente libres de grasa y tienen alto contenido de agua, por lo que son la forma perfecta de mantenerte satisfecho manteniendo aplanado tu vientre.

Más galerías de fotos



Escrito por kate bradley | Traducido por ana laura nafarrate