Cómo saber si eres alérgico a la caseína o proteína de la leche

La caseína es una proteína de la leche presente en los productos lácteos y que puede ser problemática si le tienes alergia. Esta enfermedad usualmente se confunde con la intolerancia a la lactosa porque tiene síntomas similares y ambas son desatadas por el consumo de productos lácteos. De todos modos, además de la molestia gastrointestinal, la alergia a la caseína puede ser mortal en algunos casos, por lo que es importante saber si tienes realmente alergia a la caseína o intolerancia a la lactosa.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Conoce tus síntomas. En el caso de la intolerancia a la lactosa, sólo está afectado el sistema digestivo, causando diarrea, hinchazón y gases. Por otro lado, la alergia a la proteína de la leche usualmente afecta no sólo al sistema digestivo y los síntomas se parecen a aquellos de otras alergias a los alimentos, como náuseas, vómitos, calambres abdominales, diarrea, eczemas, urticarias, jadeos, tos, congestión, goteos en la nariz y en casos severos, un choque anafilático.

  2. Pide una prueba cutánea a tu proveedor de servicios de salud. Durante la misma, una pequeña cantidad de proteína caseína se coloca en tu piel. Espera a ver si hay reacciones como hinchazón o enrojecimiento en el lugar luego de los siguientes 15 a 20 minutos.

  3. Elimina todos los productos lácteos de tu dieta, luego lentamente vuelve a introducirlos de a uno y espera a ver las reacciones alérgicas. Los alimentos que contienen leche o son derivados de ella como los productos horneados, la manteca, el suero, el queso, el chocolate, la crema, la sopa crema, la natilla, los embutidos, el helado, la margarina, la leche, la pizza, los budines, los condimentos para ensaladas, los batidos, las cremas agrias y el yogur. Otros alimentos también pueden contener leche entre sus ingredientes. Siempre revisa la etiqueta de los mismos para buscar qué contienen.

  4. Pide un análisis de sangre para alergias a tu proveedor de servicios de salud. Esta prueba también se llama prueba de anticuerpos específicos de alérgenos IgE y se usa para buscar alergias de una o más sustancias específicas, en este caso la proteína de la leche, la caseína.

Consejos y advertencias

  • La precisión de la prueba de alergias varía y no es 100 por ciento confiable. Por ejemplo, un resultado negativo en una prueba sanguínea indica que aún existe una pequeña probabilidad de que seas alérgico.
  • Algunos medicamentos pueden afectar la precisión de la prueba cutánea. Por ejemplo, debes evitar los antihistamínicos antes de la prueba ya que pueden dar un resultado negativo falso. Consulta a tu médico antes de la prueba.
  • Las pruebas cutáneas y sanguíneas pueden provocar ciertos riesgos como reacciones alérgicas y el mortal choque anafiláctico.

Más galerías de fotos



Escrito por pik ho | Traducido por aurelius smith