Alergias desde el pasto hasta el polen: ¿Es de ayuda contraer parásitos?

Hay una fuerte conexión entre la exposición a los parásitos y la susceptibilidad reducida hacia las alergias de polen y pasto.

La exposición temprana a los invasores externos, como microbios y parásitos, ayuda al sistema inmune a crear tolerancia a ciertos alérgenos, incluyendo el pasto y el polen.

— David P. Strachan, científico y desarrollador de la hipótesis de la higiene

No siempre lees acerca de los potenciales beneficios de los parásitos para la salud, aquellos pequeños, a veces microscópicos organismos responsables de una gran cantidad de enfermedades. Sin embargo, los investigadores sugieren que hay una fuerte conexión entre la exposición a los parásitos y la susceptibilidad reducida hacia las alergias de polen y pasto, entre otras.

La hipótesis de la higiene

La hipótesis de la higiene es un concepto desarrollado por el científico David P. Strachan. Strachan sugiere que la exposición temprana a los invasores externos, como microbios y parásitos, ayuda al sistema inmune a crear tolerancia a ciertos alérgenos, incluyendo el pasto y el polen. Esta técnica también puede reducir incidentes de asma y enfermedades autoinmunes.

La teoría de Strachan implica que la relativa limpieza de las sociedades industrializadas contribuye a altas tasas de estas condiciones. Irónicamente, las personas que viven en sociedades que han logrado eliminar o reducir drásticamente la exposición a muchos parásitos y microbios tienen muchas más probabilidades de desarrollar alergias y asma.

Esto puede ser porque el uso consistente de jabones e higienizantes antibacterianos (o evitar el contacto con otros), en combinación con el aumento en el uso de antibióticos puede debilitar las defensas del cuerpo. Esto puede hacer que sea más difícil combatir virus y bacterias. Consecuentemente, el sistema inmune puede intentar compensar con una reacción exagerada a los invasores inofensivos como el pasto, el polen y la caspa de las mascotas. Esta reacción exagerada puede producir los síntomas de la alergia.

Parásitos y riesgo de alergia reducido

Según un estudio del 2004 publicado en la revista de Clinical Reviews in Allergy and Immunology, las altas tasas de exposición a parásitos específicos en diferentes regiones del mundo vienen acompañadas con tasas menores de enfermedades inflamatorias en esas regiones.

En otras palabras, la infección por parásitos parece proteger a las personas contra el desarrollo de alergias, asma y otras enfermedades inflamatorias. El estudio encontró que esta conexión estaba relacionada a la infección por tres tipos de parásitos:

Esquistosoma

El esquistosoma es un gusano parasitario que vive en los caracoles de agua dulce. Nadar o nadarse en agua dulce contaminada aumenta el riesgo de contraer las enfermedades esquistosomiasis o bilharzia.

Aunque el esquistosoma no viva en los Estados Unidos, infecta a más de 200 millones de personas alrededor del mundo y puede ser encontrado en partes de África, Sudamérica, el Caribe, Indonesia y el sudeste asiático, según el Center for Disease Control and Prevention.

Helmintos

Los helmintos son gusanos intestinales que los humanos contraen a través del contacto con suelo contaminado. La anquilostoma, Ascaris y los tricocéfalos son todos ejemplos de helmintos. El CDC estima que entre dos y tres mil millones de personas alrededor del mundo están infectadas con al menos uno de estos parásitos.

Los individuos ligeramente infectados suelen no tener problemas de salud aparentes. Los individuos gravemente afectados pueden sufrir de diarrea, dolor abdominal, pérdida de sangre y proteínas, y crecimiento y desarrollo mental o físico disminuido.

Toxoplasma gondii

A diferencia del esquistosoma y los helmintos, el Toxoplasma gondii no es un gusano, sino un organismo parasitario unicelular. Infecta a más de 60 millones de personas en los Estados Unidos. Las personas pueden infectarse comiendo alimentos contaminados o mal cocinados, manipulando las heces de sus mascotas o tomando agua contaminada.

En la mayoría de los casos, el microbio es puesto en cuarentena por el sistema inmune y no causa síntomas. Sin embargo, puede que cause síntomas como los de la gripe en algunos casos. Presenta graves riesgos para las mujeres embarazadas y mujeres con sistemas inmunes debilitados.

Teorías

Según el centro médico de Leiden University en los Países Bajos, la exposición a estos u otros parásitos durante la niñez puede ayudar al sistema inmune a ajustarse mejor al balance entre dos tipos de células del sistema inmune llamadas células T auxiliares.

Las células T auxiliares 1 pueden hacer un mejor trabajo para contraequilibrar los efectos inflamatorios de las células T auxiliares 2 en personas cuyos sistemas inmunes se han visto comprometidos temprano en sus vidas. Esto puede ser suficiente para evitar que tu sistema inmune reaccione de manera exagerada a sustancias inofensivas, como en el caso de las alergias, asma y otras enfermedades inflamatorias.

Acerca del autor

Boyan Hadjiev, MD, ha estado practicando como médico por cinco años. Ha sido certificado dos veces en medicina interna (2003) y alergia e inmunología (2005).

Dr. Hadjiev se graduó de la Universidad de Michigan con un BA en biología y un MD de Cleveland Clinic-Case Western Reserve School of Medicine.

Foto: John Churchman/Photolibrary RM/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por dr. boyan hadjiev
Traducido por ana grasso