¿Qué alergias impiden vacunarse contra la influenza?

La influenza estacional puede causar complicaciones severas y que pongan en riesgo la vida, especialmente en grupos de alto riesgo como mujeres embarazadas, niños menores de 4 años, adultos mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas como diabetes, asma o enfermedades pulmonares. Debido a que la vacuna es la mejor forma de protegerse contra el virus de la influenza, los Centers for Disease Control and Prevention recomiendan que las personas se vacunen a partir de los 6 meses de edad de forma anual. La mayoría de las personas tolera bien la vacuna contra la influenza, pero aquellos con ciertos tipos de alergias deben ser precavidos hasta que se los permita un profesional de la salud.

Vacunas contra la influenza

La vacuna contra la influenza contiene una dosis pequeña de virus atenuados o muertos que estimulan al cuerpo para desarrollar inmunidad en 2 semanas más o menos. La vacuna en spray nasal contiene virus atenuados y es adecuada para personas sanas de los 2 a los 49 años de edad. Los efectos adversos de la vacuna nasal generalmente se limitan a congestión nasal o sibilancias leves. La vacuna inyectada contiene virus muertos y está disponible en tres presentaciones. Las de dosis altas y regulares se inyectan en el músculo. Una con dosis más baja se inyecta en la piel. La inyección de dosis baja, también llamada vacuna intradérmica, es adecuada para personas de 18 a 64 años. Las personas que reciben una vacuna contra influenza inyectada pueden desarrollar dolor y enrojecimiento en el sitio de aplicación, dolor de cabeza, dolor muscular o una fiebre baja.

Reacciones alérgicas

A pesar de que las reacciones alérgicas son raras, varios componentes de la vacuna contra la influenza pueden causar reacciones leves o severas en algunas personas. Estos componentes incluyen proteínas del huevo, antibióticos que se utilizan para prevenir el crecimiento bacteriano y conservadores. Los síntomas normalmente aparecen en pocos minutos a varias horas después de la vacunación. Las reacciones alérgicas leves típicamente están confinadas al área alrededor del sitio de inyección. La piel puede dar picazón, enrojecerse e hincharse; a veces se forman ampollas. Con reacciones alérgicas más severas, los síntomas incluyen ronchas diseminadas, inflamación de los labios o los párpados, mareo, una frecuencia cardiaca acelerada, dificultad para respirar, ronquera, sibilancias, pérdida de la consciencia, choque e inflamación bajo la piel llamada angioedema. Busca de inmediato atención médica de emergencia si experimentas alguno de estos síntomas pues podrían poner en peligro tu vida.

Alergia al huevo

La vacuna contra la influenza contiene proteínas del huevo porque los componentes del virus con cultivados en huevos de pollo. Si tienes alergia al huevo, puedes presentar una reacción a la vacuna contra la influenza. Las personas con una alergia severa al huevo que les provoca vómito, problemas para respirar y otros síntomas graves, deben pedir el consejo de un especialista en alergias antes de recibir una inyección de la vacuna, según el Advisory Committee on Immunization Practices. Las personas con una alergia leve al huevo, que sólo les provoca ronchas, generalmente pueden recibir la vacuna inyectable en un ambiente donde existan profesionales de la salud que puedan identificar y tratar la reacción alérgica en caso de que ocurra. Las personas con alergia al huevo no deben recibir la vacuna en forma de spray nasal.

Alergia al Timerosal

El Timerosal es un conservador que contiene mercurio utilizado en algunas vacunas contra la influenza. Las reacciones alérgicas al timerosal son poco frecuentes. Estas generalmente son leves y confinadas a la piel cerca del sitio de inyección. A pesar de que el timerosal aún se utiliza para controlar el crecimiento de bacterias y hongos en la vacuna contra la influenza, su uso ha disminuido desde el año 2001.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por marcy brinkley | Traducido por karly silva